Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La iglesia: proveedora.



La Iglesia está diseñada para suplir todas las necesidades del ser humano.
 
En los dos pasajes que mencionamos anteriormente del libro de Hechos se evidencia que la Iglesia suplía las necesidades de todos sus miembros. Sus necesidades espirituales de relación con Dios y conocimiento de los principios de la vida espiritual que traerán bendición a su vida terrenal y le abrirán las puertas de la vida celestial. Sus necesidades emocionales de relación, seguridad, aceptación, participación, pertenencia, etc., y sus relaciones materiales de comida, techo y abrigo. La Iglesia está capacitada para todo ello con la unción del Señor:
 
Luc 4:18-19: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres (necesidades materiales); me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón (necesidades emocionales); a pregonar libertad a los cautivos (necesidades emocionales, mentales y espirituales), y vista a los ciegos (necesidades físicas); a poner en libertad a los oprimidos (necesidades emocionales); a predicar el año agradable del Señor (necesidades espirituales).
 
Muchos más pasajes en la Biblia reafirman este diseño de Dios, y no solo para sus miembros sino más aún, para todos los miembros de la comunidad y/o nación donde está ubicada esa congregación de vida: Mat 25:31-46, 1 Tim 5:8, Luc 14:13-14, Luc 14:21, Mar 14:4-7, etc.
 
Dios es un Dios que hizo al ser humano espíritu, alma y cuerpo, y como un Creador responsable, está interesado, y no solo interesado sino que lo hace, en suplir todas las necesidades de su creación (Mat 6:25-30), cuánto más con sus hijos e hijas que forman la Iglesia (Mat 6:31-33).
 
La Iglesia no es solo la creación de Dios para suplir las necesidades espirituales de los creyentes, sino que todas las necesidades de los miembros y de todas las personas a su alrededor.
 
 

01 Abr 2016