Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El Espíritu Santo, otras notas.



"Si ustedes viven en conformidad con la carne, morirán; pero si dan muerte a las obras de la carne por medio del Espíritu, entonces vivirán. Porque los hijos de Dios son todos aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios. " (Rom 8:13-14, RVC).
• La guianza es un asunto de decisión nuestra, no de imposición.
• Podemos ser guiados por una de dos: la carne o el Espíritu Santo.
• Los hijos de Dios no pueden ser guiados por la carne, necesitamos ser guiados por el Espíritu Santo.
• No sucede automáticamente, es de estar cosciente todo el tiempo porque todo el tiempo tomamos decisiones.
• De esa cuenta necesitamos mantenernos en comunión con el Espíritu Santo. Por ello vive en nosotros para contrarrestar a nuestra enemiga la carne que también vive en nosotros.
• De tal cuenta que en nosotros hay una batalla constante con cada decisión y acción que realizamos: la carne contra el Espíritu.
Por supuesto la guianza del Espíritu Santo es un asunto que aprendemos gradualmente en nuestra vida. Por ello primero necesitamos Su ayuda para hacer morir en nosotros las obras de la carne (Rom 8.13) que son las que nos impiden que le sigamos (Rom 8:14).
Pero igual, cuando nos equivocamos genuinamente, el Espíritu Santo endereza nuestros pasos. Y cuando nos equivocamos intencionalmente, el Espíritu Santo nos va a redargüir y corregir.

=====================

El Espíritu Santo siempre va a actuar en nuestras vidas si hemos sido salvos: ya sea para guiarnos o ya para estorbarnos (cuando caminamos en la carne).Nosotros no podemos decidir ni impedir lo que el Espìritu de Dios va a hacer en nuestra vida. Él lo hará (Él es Dios, y Dios ya tiene un plan para nosotros desde antes de que fueramos concebidos). Él lo va a hacer. Lo que nosotros podemos impedir es disfrutarnos de lo que Él hace en nuestras vidas.
Esas restricciones no son restricciones a la acción del Espíritu Santo en nosotros sino son restricciones que a nosotros nos impiden disfrutar de la presencia y los beneficios del Espíritu Santo en nosotros:
• La incredulidad.
• La falta de conocimiento.
• La apatía o falta de receptividad y/o interés.
• El orgullo, la arrogancia.
• La religiosidad.

===========================

Efe 1:15-19.
Después de ser salvos, Dios quiere que nosotros:
• Le conozcamos como Padre.
• Sepamos cuál es la herencia que tenemos con todos los santos y la disfrutemos desde ya.
• Sepamos y experimentemos a plenitud Su Poder que habita en nosotros.
Y para ello nos da el Espíritu de sabiduría y de revelación (el Espíritu Santo).

===========================

2 Cor 3:17. "El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad".
• Libertad de la esclavitud del pecado y de la muerte.
• Libertad de la carne y del mundo, de los malos hábitos peligrosos y autodestructivos.
• Libertad del dolor emocional (falta de perdón, amargura, resentimiento, ira depresión, etc.) y la enfermedad.
• Libertad del fracaso.
• Libertad de los pensamientos, sentimientos y palabras negativas.
• Libertad para tener comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
• Libertad para caminar en la obediencia a Su Palabra y a Su dirección.
• Libertad para hacer buenas obras, para manifestar el fruto del Espíritu, para servirle a Él, para ser como Él.
• Libertad para disfrutar de la oración (comunión permanente con Dios) y experimentar el poder transformador de ella y las respuestas de Dios.
• Al caminar en el Espíritu, somos libres de la culpa, la condenación, la acusación.

============================

El Espíritu Santo es "ríos de agua viva".
• El agua:
○ Limpia, lava.
○ Quita la sed.
○ Nutre.
○ Llena y fluye.
○ Transforma (de árido a fértil, de seco a humedo, modifica los cauces).
○ Remueve piedras, derriba obstáculos.

===============================

El Espíritu Santo no nos lo ganamos ni es un premio. Es un regalo de la gracia de Dios.
Él espera que le busquemos (para tener comunión con Él no para que lo usemos).
Él espera que lo escojamos a Él antes que cualquier otra cosa. Lo que nos aleja de Él:
• Los deseos de los ojos (el afán de las riquezas de este siglo, materialismo, consumismo, amor a las cosas, etc.).
• Los deseos de la carne (pasiones, placeres, hedonismo, lujuria, etc.).
• La vanagloria de la vida (orgullo, arrogancia, autosuficiencia, autopromoción, exitosismo, autoestima,etc.).
Él desea vaciarnos de la carne y llenarnos de Él para que vivamos vidas plenas, porque la carne es muerte pero el Espíritu es vida y paz.

==========================







07 Abr 2016