Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Matrimonio, varón y mujer.



VARON Y MUJER.



EL MATRIMONIO: UN RESULTADO DE LA CREACIÓN DEL HOMBRE Y LA MUJER.
Ningún producto puede entender su identidad por medio de preguntárselo a otro producto igual, a sí mismo, al cliente o al consumidor.
Solo el fabricante conoce el propósito original y el potencial de su producto.
El matrimonio no es una creación humana, es divina (Gen 1:26-28, 2:23-25).
Por tanto, es imperativo que volvamos a descubrir el propósito original y entender el verdadero potencial del matrimonio a la luz de la Palabra de Dios.
Para ello, principalmente, necesitamos estar dispuestos a romper nuestros paradigmas mentales que sean producto, no de la Palabra de Dios sino de las corrientes de pensamiento del mundo (Prov 16:25) que han llevado al matrimonio y a la familia a una situación de crisis como la que se vive actualmente:
UNO. Muchas parejas ya no se están casando ni legal ni religiosamente, en el fondo, por temor al compromiso que significa una declaración de “casados para toda la vida”.
DOS. El 50% de los matrimonios que se hacen legalmente o en uniones de hecho, se están divorciando.
TRES. Por lo menos el 25% de las mujeres en edad adulta son madres jefes de hogar, es decir, son la cabeza del hogar por ausencia de un hombre que sea su pareja.
CUATRO. Proliferación de maras, cuyos integrantes son, en una gran mayoría, hijos e hijas de hogares desintegrados.
CINCO. Aumento de los embarazos y abortos de adolescentes y de mujeres adultas jóvenes.
SEIS. Incremento en la incidencia de enfermedades de transmisión sexual debido al desorden sexual que se inicia en la adolescencia y se mantiene en la edad adulta, a pesar de que las personas tengan una pareja estable.
SIETE. Etc.



EL HOMBRE Y LA MUJER (CREACIÓN).
Dios creó al ser humano –hombre, en general— como un espíritu (Gen 1:26), tal y como El es Espíritu.
Pero como el ser humano tendría una función en la tierra física, tenía que dotarlo de un cuerpo físico.
Ese espíritu lo colocó en dos casas diferentes: el varón y la mujer (Gen 1:27).
Dios hizo al hombre y a la mujer porque El quería que el ser humano cumpliera dos propósitos distintos.
Hay una diferencia entre ser “un hombre” y ser “un varón”: hombre-varón, hombre-varona (mujer).
Cada uno de ellos tiene un diseño similar pero también un diseño diferente porque en el plan de Dios fueron determinados para ser iguales en valor, pero diferentes en función.
Ambos son imagen y semejanza de Dios. Por lo tanto, con el mismo valor delante de Dios, el mismo tipo de Espíritu dentro de ellos (el Espíritu de Dios).
Como el hombre es espíritu, alma y cuerpo (1 Tes 5:23) lo primero es lo primero, y siendo el espíritu primero, los dos son iguales en valor delante de Dios.

Gen 2:21-22: Dios creó primero al hombre y de una costilla de este formó a la mujer.
La creación del hombre en primer lugar determina su posición en el matrimonio, la familia, la iglesia y la nación: el responsable delante de Dios por ellos.
La creación de la mujer en segundo lugar determina su posición en el matrimonio y la familia: ayuda idónea para que el hombre pueda cumplir con éxito su responsabilidad delante de Dios por el matrimonio y la familia.
Por lo tanto, ambos tienen igual valor, pero diferentes funciones.

El orden, la forma y los materiales en que cada uno de ellos fueron hechos, determina su propósito.
El varón (Gen 2:7, Gen 2.15-17) fue creado para ser:
• Visionario (Prov 29:8), proveer a su familia de una visión.
• Lider (servidor, Mar 10:42-45).
• Maestro: enseñar a su familia los mandamientos y la Palabra de Dios.
• Cultivador: desarrollar los dones, talentos y habilidades de su familia.
• Proveedor: ver que las necesidades de su familia sean suplidas.
• Protector: brindar seguridad espiritual, emocional y física a su familia.
La mujer (Gen 2:18, Gen 2:21-22) fue diseñada por Dios para ser:
• Ayuda idónea: ayudar a su esposo en todas sus tareas.
• Mejoradora: mejorar los resultados de la acción de su esposo.
• Reflectora: reflejar a su esposo en todo, como la Iglesia a Cristo.
• Dadora y sostenedora de vida: física, emocional y espiritual de su esposo e hijos.
• Consejera: aconsejar a su esposo e hijos en todos los asuntos de la vida.
• Apoyadora: apoyar a su esposo e hijos a alcanzar todo el potencial que Dios les dio.



LAS DIFERENCIAS ENTRE EL VARÓN Y LA MUJER.
Los varones y las mujeres tienen diseños diferentes pero que son perfectamente complementarios (Gen 2:21-25, Gen 1:26-28).
Cuando los varones y las mujeres no aprecian sus diferencias, ellos van a terminar experimentando conflictos, y conflictos serios.
Cuando tratan de valorar los propósitos de unos y otros, pueden llegar a tener relaciones muy recompensadoras y mezclar sus diseños únicos en forma armoniosa para la gloria de Dios (Gen 2:21-25, Ecle 4:9-12, Gen 1:28).
Mientras los varones no reconozcan las cualidades que Dios ha colocado dentro de las mujeres, van a experimentar debilidad e insuficiencia en áreas claves para su desarrollo porque ellas fueron diseñadas para suplir todo lo que les falta a ellos (Gen 2.18).
Las diferencias más importantes entre el varón y la mujer son:

NECESIDAD PRINCIPAL.
Varón: respeto, compañerismo y seño.
Mujer: amor, conversación y afecto.

TIPO DE INTELIGENCIA.
Varón: lógica, lo macro, cuadro general.
Mujer: emocional, un “sensor”, etalles.

COMUNICACIÓN.
Varón: generalmente expresa lo que está pensando.
Mujer: generalmente expresa lo que está sintiendo.

ATENCIÓN.
Varones: están interesados en el cuadro total, lo grande, la foto completa. Rara vez se interesan en los detalles.
Mujeres: están interesadas en los detalles.

PROBLEMAS.
Varones: toman decisiones rápidas y los archivan o crean “carpetas” de asuntos pendientes, archivándolas para un tiempo posterior.
Mujeres: sus mentes continúan trabajando a través de los problemas, hasta que quedan definitivamente resueltos.

COSAS MATERIALES.
Varones: quieren saber los detalles de cómo funcionan, como llegar, requisitos, etc.
Mujeres: tiendan a ver el objetivo.

COSAS ESPIRITUALES (el frasco de perfume).
Varones: tienden a ver el objetivo.
Mujeres: quieren saber los detalles de cómo funcionan, como llegar, requisitos, etc.

TRABAJO Y HOGAR.
Varón: el trabajo es una extensión de su personalidad.
Mujer: el hogar es una extensión de su personalidad.

PERSONALIDAD (Luc 24:1-49: la resurrección).
Varón: consistente, predecible, poco cambiante, nómada (ambulante); ante algo nuevo es conservador, lento, evalúa.
Mujer: constantemente cambiantes (responden adaptándose a los estímulos del medio ambiente), sedentarias (seguridad), más dispuestas a aceptar nuevas experiencias y participar en ellas.


25 Jun 2008