Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Enamoramiento, amor y necesidades emocionales.



ENAMORAMIENTO.
Una experiencia emocional (algunas veces obsesiva).
No hacemos nada para tenerla, simplemente aparece.
No hacemos nada para que crezca: surge sin esfuerzo, requiere poca disciplina, solo la vivimos.
No es realista: es vivir en las nubes; solo ve las cualidades (los defectos los minimiza).
No se centra en el crecimiento mutuo sino en llenar nuestra soledad.
Dura más o menos 2 años (cuando se casan).
Debe dar paso al amor.



AMOR.
Es una experiencia emocional pero voluntaria (por eso es un mandamiento).
Requiere esfuerzo, voluntad y disciplina para alcanzarlo (1 Cor 13.4-8).
Necesitamos hacer muchas cosas para que crezca (no es natural en nosotros); de lo contrario, decrece.
Es realista: pone los pies sobre la tierra, tiene el panorama completo (cualidades y defectos).
Está centrado en el crecimiento mutuo, llenar las necesidades de la otra persona y desarrollar todas sus potencialidades.
Dura toda la vida: lo que Dios unió que no lo separe el ser humano.
Su propósito no es lograr algo que queremos sino hacer algo por el bienestar de la persona que amamos.
Es el compromiso total de una persona para dedicar su vida a suplir las necesidades de otro.
En el caso del matrimonio, el compromiso total de un varón por dedicar su vida a suplir las necesidades de su mujer, y viceversa.



NECESIDADES EMOCIONALES.
Las necesidades de las mujeres y los varones están conectadas a sus propósitos y diseños.
La necesidad principal de la mujer es el amor (Efe 5:25, 28). Amar significa apreciar, cuidar y mostrar afecto.
La necesidad principal del varón es el respeto (Efe 5:22, 24), Respetar significa honrar y estimar.
Puede ser que una mujer esté honrando y estimando a su marido, pero éste no sepa como expresar el amor hacia ella en la forma en que ello lo necesita.
Si el esposo de una mujer ignora la necesidad que ella tiene de amor, es importante que la mujer sea paciente, le comunique su necesidad, confíe en que Dios le va a revelar esa necesidad a él y mientras es suplida, evite la amargura.
El varón necesita no defenderse ni justificar por su inexperiencia, entender el diseño de la mujer, aceptar la necesidad de su esposa y pedirle ayuda para aprender como ella necesita que él le manifieste su amor y que siga el ejemplo de Jesús amándonos a nosotros.
Una necesidad importante de la mujer es la conversación, mientras que una necesidad muy importante del varón es el compañerismo en las actividades recreativas.
Para poder satisfacer verdaderamente la necesidad de conversación de la esposa, el marido debería:
UNO. Hablar con ella al nivel de los sentimientos y no solo al nivel del conocimiento y de la información.
DOS. Conversar con ella teniendo una actitud abierta y con cortesía, diciéndole a ella lo que siente y lo que piensa.
TRES. Compartir sus planes y acciones de forma clara y completa debido a que se considera a sí mismo en una posición de responsable hacia y por ella.
Por supuesto que la esposa también debería esforzarse por compartir con el esposo las actividades recreativas de éste.
Una mujer puede crear oportunidades para conversar con su marido por medio de desarrollar interés en su trabajo, en sus actividades y en sus hobbies.



1 PED 3:7.
Vivir con ellas sabiamente, con conocimiento, ciencia, prudencia, comprensión, discreción.
Dando honor a la mujer, tratándolas con respeto, estimarlas en el más alto grado, dándoles dignidad.
Considerarlas valiosas, preciosas.
Como vaso más frágil, delicadas, sensibles.
Como a co-herederas de la gracia de la vida.


25 Jun 2008