Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La oración eficaz del justo (3).



Sant 5:16-18.
“Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados. La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos. Elías era tan humano como cualquiera de nosotros; sin embargo, cuando oró con fervor para que no cayera lluvia, ¡no llovió durante tres años y medio! Más tarde, cuando volvió a orar, el cielo envió lluvia, y la tierra comenzó a dar cosechas.”
• La oración ferviente de una persona puede mucho.
○ La oración de un hijo, al Padre.
§ No el hijo exigente.
§ No el hijo manipulador.
○ En el Nombre de Jesús.
§ Por los méritos de Él. Porque Él pagó el precio de nuestra bendición.
§ Porque vivimos en Él.
○ Perseverancia.
• Elías, como nosotros, era imperfecto.
○ Pero a pesar de ello, Dios respondió sus oraciones, y más que ello.
○ Dios responde nuestras oraciones porque nos ama y nos conviene.


Sant 1:5-8.
“Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden, porque una persona que duda tiene la lealtad dividida y es tan inestable como una ola del mar que el viento arrastra y empuja de un lado a otro. Esas personas no deberían esperar nada del Señor; su lealtad está dividida entre Dios y el mundo, y son inestables en todo lo que hacen.”
• Dios no nos va a reprender por pedirle.
• Que nuestra fe sea solo en Dios, no en nuestros méritos, confesión, capacidades, etc.
• No dudemos.
○ La duda significa lealtad dividida entre Dios y lo mundano y/o carnal.
○ Es como una veleta. Inestables.
○ No debería esperar nada del Señor.

Sant 4:1-4.
“¿Qué es lo que causa las disputas y las peleas entre ustedes? ¿Acaso no surgen de los malos deseos que combaten en su interior? Desean lo que no tienen, entonces traman y hasta matan para conseguirlo. Envidian lo que otros tienen, pero no pueden obtenerlo, por eso luchan y les hacen la guerra para quitárselo. Sin embargo, no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios. Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer. ¡Adúlteros! ¿No se dan cuenta de que la amistad con el mundo los convierte en enemigos de Dios? Lo repito: si alguien quiere ser amigo del mundo, se hace enemigo de Dios.”
• No tenemos lo que deseamos porque no se lo pedimos al Padre.
• No tenemos lo que pedimos porque lo pedimos con malas intenciones, para nuestro placer egoísta.
○ Lo que el mundo quiere y busca: deseos de los ojos, deseos de la carne, vanagloria de la vida.
○ Eso es adulterio: pretender amar a Fios y a las riquezas (lo mundano).



21 Jun 2017
Referencia: Oración.