Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Cosas importantes que no podemos olvidar.



La trampa de mañana (el cimiento débil, oír y no hacer, engañarme a mí mismo).

La trampa de la información: mientras más sabemos y menos aplicamos más confundidos y peor nos sentimos.

La trampa de la falsa misericordia: mantener relaciones que no nos convienen, ni nos edifican. Cualquier relación o situación que nos esté haciendo daño, cortarla de raíz (no darle lugar al diablo).

De que nos sirve confesar positivos si pensamos negativos (Fil 4:8-9).

La trampa del pasado y/o del futuro. El pasado ya no lo podemos remediar. El futuro tampoco lo podemos determinar. Hoy es lo que tenemos (un día a la vez, un paso a la vez).

La trampa del negativismo: nos quita la esperanza, nos roba el presente y el futuro, nos convierte en apáticos, amargados, frustrados. Digámosle definitivamente no al negativismo en nuestra vida

Nuestros mejores años están por llegar (Prov 4:18, Jer 29:11).

Contar nuestras bendiciones nos anima, nos levanta, nos reenfoca.

Si decimos que podemos en Cristo, podremos. Si decimos que no podemos, tenemos razón.

La gracia no es abandono, dejadez, irresponsabilidad, dejarnos llevar. La gracia implica esforzarnos, luchar por hacer la voluntad de Dios y ser valientes (2 Tim 2:2).

La trampa de no disciplinar nuestros pensamientos. Las zorras pequeñas echan a perder las viñas. Necesitamos cuidar, y más que cuidar, disciplinar nuestros pensamientos para pensar siempre lo bueno (Fil 4:8-9).

En la medida en que más pensemos en nosotros, más egoístas nos volveremos.

Que terrible llamar a algo "santo" y usarlo para darle gusto a la carne y al pecado.
 
 
 

23 Jun 2017