Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Evangelismo



El evangelismo no es una opción, y es más que un mandamiento (Mar 16:15-18). Es una respuesta de amor a Aquel que nos amó y dio su vida por todos (Mat 10:8), y hacia aquellos que, como nosotros antes de conocer a Cristo, andan en tinieblas, perdidos, sin esperanza y sin Dios por el mundo (Efe 2:12).
 
El Evangelio son las buenas noticias de Papá enviadas a sus hijos e hijas alejados de El por sus propias malas decisiones, de que pueden volver a casa como hijos e hijas plenos. No tardes más en volver, Papá está esperándote con los brazos abiertos y el corazón anhelante.
 
No hay ninguna llave para la felicidad y el bienestar. La puerta siempre está abierta. Jesús dijo: "Yo Soy la puerta" (Jn 10:7, Jn 10:9).
 
No hay verdadero evangelismo sin discipulado, es decir, un proceso de seguimiento y crecimiento del evangelizado hasta que manifieste que está avanzando en su crecimiento hacia un estilo de vida bíblico (Mat 28:18-20).
 
Tenemos el hermosísimo privilegio de haber sido llamados a predicar el EVANGELIO. No desperdiciemos ese privilegio hablando de cosas que no son el Evangelio COMPLETO.
 
Solo la Palabra de Dios imparte salvación, sanidad, restauración, libertad y liberación, vida, bendición, etc. Para que desperdiciar nuestro tiempo y palabras hablando y hasta “predicando” de cosas que no provocan esos resultados.

La salvación es una noticia demasiado buena para no compartirla.
 
¿Que necesitamos, Cultura Evangélica o Cultura Evangelística? Según Mat 18:18-20, necesitamos ambas, pero con una firme base bíblica. Una cultura evangelística es necesaria porque necesitamos ganar el mundo para Cristo (evangelismo). Una cultura evangélica también es necesaria, porque el Evangelio implica una diferente forma de hacer todas las cosas, que necesitamos interiorizar cada uno de los que seguimos a Cristo y enseñarla a los demás (discipulado).
 
No debemos ir detrás de los números, pero si debemos y necesitamos ir detrás de las personas.
 
Hay dos maneras de pescar. Una a través de la vara y otra a través de la red. Cuando pesca con la vara, es evangelismo uno a uno. Cuando es con la red, es evangelismo masivo a través de milagros, señales. Pero pescar no lo es todo. Tenemos que ver cómo vamos a alimentar a los pescados (la multitud). Esto es discipulado y es el cumplimiento de la Gran Comisión (Mat 28:18-20).
 
Mira hacia delante, mira la cosecha, tu ciudad te necesita. Cristo dice: “¿No ven? Yo soy Cristo, alimenté a la multitud y no lo ven”.
 
En una iglesia no debe haber un grupo de evangelismo , debe haber una cultura evangelistica. Apóstol Gustavo Acuña.

23 Jun 2017
Referencia: Evangelismo