Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Paz.



PAZ.


Num 6:26.
Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.

Job 22:21.
Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; y por ello te vendrá bien.

Sal 4:8.
En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, Jehová, me haces vivir confiado.

Sal 29:11.
Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz.

Sal 34:14.
Apártate del mal, y haz el bien; busca la paz, y síguela.

Sal 35:27.
Canten y alégrense los que están a favor de mi justa causa, y digan siempre: Sea exaltado Jehová, que ama la paz de su siervo.

Sal 37:11.
Pero los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz.

Sal 37:37.
Considera al íntegro, y mira al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz.

Sal 119:165.
Mucha paz tienen los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.

Sal 147:14.
El da en tu territorio la paz; te hará saciar con lo mejor del trigo.

Prov 3:1-2.
Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.

Prov 15:16-18.
Mejor es lo poco con el temor de Jehová, que el gran tesoro donde hay turbación. Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio. El hombre iracundo promueve contiendas; mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.

Prov 16:7.
Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él.

Prov 17:1.
Mejor es un bocado seco, y en paz, que casa de contiendas llena de provisiones.

Isa 9:6-7.
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.

Isa 26:3.
Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

Isa 48:18.
¡Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.

Isa 48:22.
No hay paz para los malos, dijo Jehová.

Isa 52:7.
¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina!

Isa 53:5.
Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Isa 54:10.
Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Jehová, el que tiene misericordia de ti.

Isa 54:13-15.
Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos. Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti. Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá.

Isa 57:2.
Entrará en la paz; descansarán en sus lechos todos los que andan delante de Dios.

Isa 57:21.
No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos.

Jer 29:7.
Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz.

Jer 29:11.
Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Jer 33:6.
He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

Jn 14:27.
La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Jn 16:33.
Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Hch 10:36.
Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos.

Rom 5:1.
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;

Rom 8:6.
Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.

Rom 10:15.
¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!

Rom 12:18.
Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Rom 14:17.
porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.

Rom 14:19.
Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.

2 Cor 13:11.
Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

Gal 5:22.
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

Efe 2:14-18.
Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.

Efe 4:3.
solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;

Fil 4:6-7.
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Col 1:19-20.
por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Col 3:15.
Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

1 Tes 5:23.
Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

2 Tes 3:16.
Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. El Señor sea con todos vosotros.

Heb 12:14.
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.









17 Sep 2008
Referencia: Paz.