Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Cristianismo y Responsabilidad Social.



CRISTIANISMO Y RESPONSABILIDAD SOCIAL.



Cosmovisión (Prov 23:7).
De la forma como vemos el mundo, así vamos a vivir en él.
De la forma como pensemos del mundo así vamos a vivir.
Los cristianos para ser efectivos necesitamos ver el mundo como lo ve Dios.
La cosmovisión de Dios: Creación, Caída y Redención.
Redención: el Reino de Dios.


Un país, para que le vaya bien, necesita una visión.
Prov 29:18: sin visión un pueblo se desenfrena (está sin destino, sin futuro, se pierde).


Dios creó las naciones con un propósito específico (Hch 17:24-28):
Dios hizo el mundo y todas las cosas que en él hay (incluídas las naciones).
Dios les ha prefijado el orden de los tiempos y los límites de su habitración.
Para que le busquen.
En El viven, se mueven y son.


Solo siguiendo el propósito de Dios (la visión), las naciones prosperarán.
Prov 19:21: muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; más el consejo de Jehová permanecerá.
Prov 16:3: encomienda a Jehová tus obras y tus pensamientos serán afirmados.


Solo los creyentes tenemos la capacidad de traer la visión de Dios para la nación.
Prov 16:25: hay caminos que al hombre le parecen derechos en su propia opinión pero su fin es muerte.
Jer 17.5-8: maldito el hombre (o la nación) que confía en sus propias fuerzas y en cosas humanas, más bendito el hombre (o la nación) que confía en Jehová.
Hch 2:17-18: solo los creyentes tenemos la capacidad de tener visiones, sueños y profecías de Dios.
Sal 33:12: bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová.
Prov 29:2: cuando los justos dominan el pueblo se alegra; más cuando domina el impío, el pueblo gime.
Prov 11:11: por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida, más por la boca de los impíos será trastornada.


El propósito de Dios es que las naciones estén bajo el señorío de Cristo.
Rom 11:36: todas las cosas fueron creadas por Dios, de Dios y para Dios.
Sal 24:1: de Jehová es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan.
Efe 1:9-10: el misterio de la voluntad de Dios: en la dispensación del cumplimiento de los tiempos (los tiempos antes del fin), reunir todas las cosas en Cristo, las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
Col 1:15-20: en Cristo fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; todo fue creado por medio de El y para El; por medio de El, Dios quiere reconciliar consigo todas las cosas, las que están en la tierra como las que están en los cielos.


Poner las naciones bajo el señorío de Cristo: la función de los creyentes.
Mat 28:18-20: hacer discípulos a las naciones.
2 Cor 5:17-18: los creyentes somos ministros de la reconciliación para reconciliar todas las cosas con Cristo, comenzando con las personas y siguiendo con el resto de las cosas (Rom 8:19-21).
Mat 6:10: venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.


La iglesia y los creyentes: el vehículo de la respuesta de Dios para el mundo y todos sus problemas.
2 Cro 7:14: la sanidad de la tierra depende de la iglesia.
Jer 15:19: que las naciones se conviertan a nosotros, no nosotros a ellas.
1 Cro 12:32: la iglesia necesita preparar y formar hombres y mujeres de Dios para gobernar, que sean entendidos en los tiempos, que sepan lo que hay que hacer, cuyo dicho sigan todos nuestros hermanos (la nación).
Deut 17:15: necesitamos poner sobre nosotros al que Jehová nuestro Dios escogiere, de entre nuestros hermanos pondremos sobre nosotros, no pondremos un extranjero (foráneo, que no es pariente, adúltero, diferente, extraño; nuestra ciudadanía está en el cielo --hijos e hijas de Dios--, entonces un extranjero para nosotros sería uno que no es hijo o hija de Dios.
Apo 21:24: las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de Cristo y los reyes de la tierra (creyentes) llevarán su gloria y honor a El.




20 Nov 2008