Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Los dones motivacionales.



SEMINARIO: LOS DONES MOTIVACIONALES.




GENERALIDADES SOBRE LOS DONES ESPIRITUALES.


Fundamento básico.
Jn 1:12  hijos e hijas de Dios.
1 Cor 12:1-21  miembros del Cuerpo de Cristo.


Dos aclaraciones respecto a los dones espirituales.
En general, todo lo que recibimos de Dios. (1 Cor 4:7, Rom 11:36, Heb 11:3).
Específicamente, las habilitaciones de Dios para el servicio a El y a los demás.
En la enseñanza tradicional, no se incluyen todos los posibles, solo los que están listados en tres grupos de dones en la Palabra.


Definición (1 Cor 12:4-7, 19-31,
Es el equipamiento específico que Dios le da a sus hijos e hijas para la reconciliación de todas
las cosas con El (el establecimiento del Reino de Dios –Mat 6:9-10-; la redención de toda la
creación –Rom 8:19-21-)
Don  capacidad o función específica  regalos de la gracia (Rom 12:6, Rom 8:32) que
operan por la gracia (Mat 10:8).
Requieren fidelidad y responsabilidad  desarrollo, efectividad.
Son oportunidades de servicio.
Son irrevocables (Rom 11:29).
Propósitos:
• Luc 4:18-19, Efe 4:11-16,
• Col 3:23-24.
• Mat 6:9-10, Gen 12:2-3.
Operaciones  las consecuencias prácticas o resultados de la acción de los dones.
Ministerio  la operación sistemática, permanente y especializada del don.


Nuestra actitud hacia los dones.
En general  honra, aprecio, agradecimiento y reconocimiento como regalos de la Gracia de Dios en nuestro beneficio --> de ello deriva:
• Conocerlos bien, familiarizarnos con ellos  1 Cor 12:1, 4-7.
• Desearlos en nosotros para bendecir a otros  1 Cor 12:31, Rom 1:11-12.
• No descuidarlos, menospreciarlos, ignorarlos y/o negarlos  1 Tim 4:14.
• Avivarlos, desarrollarlos, operarlos  2 Tim 1:6-8, Rom 11:29.


Abuso de los dones y otros problemas relacionados (1 Cor 12, 13 y 14):
La falsificación de los dones (12:3).
El orgullo (12:21).
El menosprecio o aprecio diferenciado de las personas de acuerdo al don que Dios les ha dado (12:22-26).
La división (12:25-26).
La falta de amor (13).
El desorden (14).
Deformación, sublimación o apagamiento de los dones.
Ministrar en el don y/o el llamado incorrecto.


Operación de los dones.
Todos tenemos un don, anhelarlos.
Comenzar a servir  descubrirlos.
Desarrollar intimidad con Dios.
Conocerlos.
Buscar situaciones de bendecir a otros.
Examinar nuestro interior (gozo, satisfacción, utilidad, realización).
Haciendo que somos más eficaces y eficientes.
Esperar confirmación.
Compromiso y responsabilidad con Dios, Jesús, el Cuerpo de Cristo, la obra de Dios en el mundo.



Clasificación.
La clasificación más usual:
• Dones motivacionales (Rom 12:4-7)
• Dones del Espíritu Santo (1 Cor 12:7-11).
• Oficios ministeriales o gubernamentales (Efe 4:11).




LOS DONES MOTIVACIONALES.

GENERALIDADES.


Los dones motivacionales, personales o de gozo (Rom 12:4.7).
También llamados dones personales o dones de gozo.
Nos son dados desde el nacimiento (en los no creyentes, latentes; en los creyentes, bien desarrollados).
No se dan químicamente puros.
Definen o determinan la forma en que hemos de enfocar toda situación, tarea, actividad y oportunidad de servicio con la que nos “topemos” en el transcurso de la vida.
En los no salvos --> los usan en el servicio a la humanidad (buenas obras).
El pecado los nubla, minimiza y/o disminuye pero no los anula totalmente.
En los creyentes:
• Motivan todas las buenas obras (Efe 2:10).
• Orientan nuestro servicio para la edificación del Cuerpo de Cristo.
Son los siguientes:
• Profecía (consejería).
• Servicio (amabilidad, urbanidad).
• Enseñanza (instrucción, discipulado).
• Exhortación (animar, levantar, apoyar).
• Repartir (o dar, filantropía).
• Presidir (liderazgo).
• Hacer misericordia (bondad).
Cada uno  tiene formas diferentes de enfocar una misma situación.
Podemos confundirlos con una habilidad adquirida y usarlos de modo intercambiable, aunque no son lo mismo:
El don es algo esencial, que nacemos con él y que facilita la adquisición de habilidades, pero no son las habilidades adquiridas como consecuencia del don.





EL DON MOTIVACIONAL DE PROFECÍA.


Características.
Tienen una forma directa, muy franca, de presentar sus puntos de vista, al punto de que los demás, en algún momento, pueden sentirlos faltos de tacto o imprudentes.
Poseen una gran capacidad de persuasión.
Son personas de principios fuertes.
Buscan la acción intensa, no son conformistas; poseen iniciativa.
Son dados a dramatizar las situaciones.
No tienen muchos amigos.
Para ellos, la Palabra de Dios quiere decir e implica exactamente lo que dice.
Son líderes, y a veces, cruzados, luchando contra la corriente.
Despliegan gran confianza y autoridad.
Tienen la capacidad de discernir los motivos detrás de las acciones.
Parecieran conocer todas las cosas (1 Cor 13:2).
Ejemplo bíblico: los profetas del Antiguo Testamento  Hch 11:27-30, 21:9-14, Agabo.


Malos entendidos y/o peligros (si no se someten al Espíritu).
Por su franqueza pueden dar la impresión o llegar a ser faltos de misericordia y amor.
Por su pasión con respecto a sus opiniones pueden llegar a tratar de imponer sus ideas a como
de lugar, incluso mediante la agresión verbal, la fuerza, la rudeza y/o la manipulación.
No les importa si los otros no están de acuerdo con ellos y no les importan las ideas de los demás, llegando incluso a menospreciar a los que no piensan como ellos.
Son dogmáticos e inflexibles.
Desarrollan una actitud de autosuficiencia.
Se llegan a sentir estimulados por la confrontación y la polémica, independientemente de que entienda la situación o no.


Algunas áreas de servicio donde pueden operar eficientemente.
Consejería.
Discipulado y enseñanza.




EL DON MOTIVACIONAL DE SERVICIO.


Características.
Servir, ser útil, ayudar, ministrar, socorrer las necesidades de otros.
Darse cuenta y saber satisfacer las necesidades prácticas y físicas de los demás.
El enfoque total de su vida gira alrededor de cubrir las necesidades de otros.
Tienden a ser prácticos en todas las áreas de su vida.
Generalmente están trabajando en varios planes y proyectos de carácter material.
Les gusta más seguir que guiar (tras bambalinas, apoyo).
Suelen ser buenos trabajadores, perseverantes.
Prefieren y muestran interés en objetivos a corto plazo.
Es más un don orientado a tareas que a una relación de uno a uno.
Por su gozo en el servicio, enseñan mejor con el ejemplo que con las palabras.
Flexibles y adaptables.
Algunas de las características de este don son similares a las de los dones de misericordia y dar.
Ejemplos bíblicos Hch 13:15, Rom 16:1, 1 Cor 16:5, 2 Tim 4:11, Hch 19:22, Fil 2:25, Filemón 11, Rom 16:1-2.


Malos entendidos y/o peligros (si no son dirigidos por el Espíritu Santo).
No son capaces, naturalmente, de decir no a nadie que les haga una petición.
Se pueden llegar a involucra tanto en las necesidades de los demás que pretendan resolverles los problemas (ser dios en la vida de los demás).
Descuidar sus propias necesidades personales y familiares.
Que otros traten de sacar ventaja de ellos (usándolos en el mal sentido de la palabra).
Inhibir las acciones o deseos de los demás (apenarlos), o interferir con el desarrollo de capacidades de los demás para hacer las cosas por sí mismos.
Reaccionar frente a los que no ayudan en formas prácticas, con enojo y/o menosprecio.
Trabajolismo y querer agradar a las personas (endiosamiento), poniendo a menudo a extraños antes que a sus propias familias.
Pueden desarrollar un espíritu independiente (determinar por sí mismos lo que hay que hacer y como hacerlo) como resultado de su insistencia en servir, en oposición a ser servidos.
A los ojos de los demás, por su disponibilidad para hacer tareas y dar su tiempo por los demás, pueden aparentar estar detrás de obtener puestos y reconocimientos, y ser calificados como “culebras”, ambiciosos, aprovechados, interesados, etc.


Aplicación.
Ujieres, diáconos.
Proyectos especiales para cubrir necesidades materiales.
Atención a personas.





EL DON MOTIVACIONAL DE ENSEÑANZA.


Características.
Su motivación total es compartir con otros lo que saben para que los demás mejoren sus vidas.
Enseñar la Palabra a otros, bajo la dirección de alguien más y como parte del servicio a la iglesia local.
Tienen una sed de conocimientos espirituales prácticamente ilimitada.
Les gusta entender todas las cosas en detalle sin importar sacrificio, tiempo o gastos.
Tienen la capacidad de asimilar, organizar y retener sistemáticamente cualquier cantidad de nueva información.
Les gustan las palabras y las definiciones.
Casi nunca hablan sin enseñar algo a alguien; enseñar es su forma de vida.
Hablan y enseñan con precisión y cuidado, de una forma ordenada, lógica y sistemática; línea sobre línea, precepto sobre precepto, edificando cada palabra sobre la previa.
Comprenden y aprecian el uso correcto de la Escritura (puntillosos).
Les gustan y son hábiles en juegos de palabras y crucigramas.
Prefieren enseñar como el método para resolver todos los problemas.
Presentan las cosas (no solo las enseñanzas), lógica, diligente y concienzudamente.
Tienden a dar instrucciones detalladas a los demás.
Ejemplos bíblicos  Rom 12:7, 2 Tim 2:2.


Malos entendidos y/o peligros.
Necesitan cuidar las reacciones desfavorables por el mal uso o manejo inadecuado de las palabras y la tendencia a usar un vocabulario por encima del de los demás.
El exceso de detalle en la información, principalmente en temas irrelevantes.
Mecanicismo o tecnicismo en la transmisión de información.
Tender a probar el conocimiento de los demás y el suyo propio.
Orgullo y/o altivez y/o arrogancia intelectual, que los lleve a creer que siempre tienen la razón y acabar en una condición de “sabelotodos”, perdiendo la flexibilidad necesaria para aprender.
Sentirse responsable de corregir toda clase de información defectuosa, o imperfecciones de todo tipo en los demás.
Ser demasiado exigentes consigo mismo en cuanto al perfeccionismo que deben alcanzar en cuanto al conocimiento, desarrollando una constante insatisfacción con el nivel adquirido de un conocimiento específico.


Aplicación.
Por lo general, son maestros en escuela dominical, grupos familiares, etc.
Consejería, discipulado, proyectos educativos.









EL DON MOTIVACIONAL DE EXHORTACIÓN.


Características.
Habilidad sobrenatural para animar y estimular los sentimientos de valor personal de los demás, al margen de sus propias circunstancias personales.
Tienen la tendencia a ser comprensivos con la conducta de otros y de ellos mismos.
Las personas que poseen este don son personas estimulantes, consoladoras, edificantes.
Poseen una capacidad instintiva para darse cuenta del potencial de una persona.
Son personas que tienen una inclinación especial por allegarse a otra persona con el propósito de aconsejarla, fortalecerla, afirmarla, levantarla, consolarla, alentarla.
Tienen una actitud paciente hacia los que se hallan en situaciones problemáticas.
Sus casas usualmente están abiertas y ellas disponibles para escuchar y dar palabras de ánimo a otros.
Están dispuestas a dejarlo todo inmediatamente para ponerse a la disposición de alguien que necesita consejo, y con ello, su atención.
Habilidad para buscar y hallar en la Palabra de Dios los principios precisos de vida que aplican a cada situación específica.
Producen en los que les rodean un sentimiento de bienestar por el mero hecho de su presencia.
Su comportamiento suele ser consecuente y es posible fiarse de él.
Muestran buena voluntad para recorrer la “segunda milla” a fin de ayudar a otros en sus problemas.
Ejemplos bíblicos  Hch 4:36-37, 14:21-22, 15:31-32, l6:40, Heb 13:22, 10:25, Luc 22:32.


Malos entendidos y/o peligros.
Con frecuencia su buena voluntad puede llevarlas personalmente a implicarse en una situación dada más allá de lo que le permiten su tiempo, conocimiento e incluso recursos de que disponen.
Pueden envolverse tanto en resolver los problemas de otros, que lleguen a tener más interés en ello que las mismas personas afectadas.
Pueden provocar que la persona a la que ayudan dependa de ellos de manera excesiva.
Deben ser cautelosos en no crear en los demás un sentimiento de dependencia, teniendo cuidado de no usurpar el lugar que le corresponde a Jesús en la vida de esa persona.
Pueden perder tiempo en aquellos que quieren solo un alivio temporal de su problema.


Aplicación.
Dentro del Cuerpo de Cristo, conociendo y usando la Palabra de Dios, generalmente son consejeros y/o discipuladores.
Psicólogos, consejeros, orientadores, motivadores.






EL DON MOTIVACIONAL DE DAR O REPARTIR.



Características.
Es la actitud de dar y repartir con libertad y liberalidad, mucho más allá del mínimo y de los diezmos y las ofrendas  capacidad de dar todo lo que poseen, con gozo.
Goza cubriendo las necesidades de otros, sin que se tenga que hacer una apelación a su generosidad.
Descubre oportunidades y necesidades de recursos que otros hayan pasado por alto.
Usa eficientemente sus bienes materiales para el beneficio de otros.
Aborrece que se echen a perder recursos: alimento, tiempo, bienes o dinero.
Con frecuencia prefiere un papel de apoyo, detrás del escenario  no busca publicidad ni reconocimiento.
Aprecia el agradecimiento y es agradecido con los demás.
No le gusta tener deudas de ninguna clase.
Tiene la capacidad de hacer sacrificios personales a fin de poder dar.
Tiene la capacidad de funcionar bien, sea con poco o sea con mucho.
Ejemplos bíblicos --> Luc 6:38, 2 Cor 8:1-2, Mar 12:41-44.


Malos entendidos y/o peligros.
Pueden quedar atrapados en las actividades de hacer dinero, descuidando las otras actividades.
Pueden llegar a medir el éxito de los demás de acuerdo a las posesiones materiales.
Puede limitar las oportunidades de otros a darle a ellos.
Puede parecer que tratan de controlar con lo que dan.
Puede causar problemas familiares financieros porque lo usan para agradar a los demás, buscar aceptación y/o reconocimiento.


Aplicación.
Proyectos de ayuda social.
Proyectos que requieren el manejo y aplicación eficaz de fondos.





EL DON MOTIVACIONAL DE DIRIGIR, PRESIDIR Y/O ADMINISTRAR.



Características.
Pararse al frente, dirigir, administrar, gobernar, una organización, un proyecto, una tarea, etc., y que lo hacen constantemente.
Si no existe una dirección estructurada, tienden a asumir responsabilidad.
Motivación para organizar todo aquello en lo que participan: poner metas, planificar, organizar, motivar a las personas y presidir reuniones.
Procuran delegar, y de modo natural saben lo que se puede o no delegar.
Habilidad de discernir los talentos y recursos de otros y de hacerlos participar.
Insisten en que las cosas se hagan de modo correcto a partir del mismo comienzo.
Se concentran en los resultados, raramente discuten sentimientos.
Son capaces de ejecutar sus decisiones a pesar de la dificultad que ello pueda implicar.
Por lo general son ordenados y esmerados (meticulosos, metódicos, estructurados).
Encuentran gozo en ayudar a los demás a utilizar su potencial y hallar satisfacción en sus actividades.
Humildad, servicio, sabiduría, justicia, confianza, eficiencia.
Ejemplos bíblicos --> 1 Ped 5:2-3, 1 Tes 5:12, Rom 12:8, Hch 6:3.


Malos entendidos y/o peligros.
Suelen ser vistos por los demás como autoritarios.
Irritarse cuando los demás no siguen sus instrucciones y no contribuyen a que las cosas funcionen como está planeado.
Parece que usan a los demás para alcanzar sus objetivos.
Parecer indiferentes, rudos, insensibles y/o perfeccionistas.
No involucrarse en las cosas en las cuales no tengan responsabilidad organizacional.
Rudeza, perfeccionismo, insensibilidad a los sentimientos de los demás, manipulación, orgullo, arrogancia.

Aplicación.
Dirección de proyectos, ministerios, acciones.
Dirección de organizaciones.





EL DON MOTIVACIONAL DE MISERICORDIA.



Características.
Consolar, tener misericordia, socorrer a uno afligido, buscar ayuda.
Actúan con compasión, empatía, simpatía y misericordia en donde halla una necesidad física, mental, emocional o financiera.
Su deseo más fuerte es apoyar y proteger a los demás, buscando la forma de suavizar el dolor y el sufrimiento emocional y físico.
Identificar a los que están en dificultades o en problemas y como consecuencia, ser dadores de gracia, perdonadores, aceptadores y dadores de aliento hacia las demás personas.
Manifiestan una compasión sobrenatural por aquellos que se encuentran dolidos, una sensibilidad muy aguda para ver las cosas desde el punto de vista de los otros, y el deseo y la capacidad especial para vendar heridas y comunicar salud a otros.
Son sensibles a las palabras y acciones que van a lastimar o a ofender a otros.
Pacificadores, tratando de conciliar y armonizar las diferentes posiciones y evitando las confrontaciones.
Consideran de gran importancia el contacto físico y sentir la respuesta emocional de las personas.
Ejemplos bíblicos --> Hch 2:44-45, 9:36, 16:33-34, 2 Tim 1:16-17.


Malos entendidos y/o peligros.
Dificultad para permanecer firmes cuando están solos frente a una situación  inconsecuencia o vacilación.
Tienden a ser influidos (y manipulados) por otros.
Dificultad para resistir la presión y los ataques personales.
Dificultad para tomar decisiones  tienden a aplazarlas  permiten que las presiones de tiempo o los sucesos tomen las decisiones por ellos.
Pueden alimentar la autocompasión y dependencia de los otros.
Reaccionan desfavorablemente ante las personas que parecen ser rudas, insensibles, indiferentes o que muestran parcialidad y favoritismos.
Cuando está en endiosamiento, a menudo va a querer agradar a las personas (“se va a dejar poner de alfombra”) y a menudo tomaran mucha ventaja de él.
Pueden llegar a dejarse guiar por sus emociones y dar la impresión de ser indisciplinados.
Son muy susceptibles a la depresión, a considerarse mártires y a llorar fácilmente.


Aplicación.
Visitación, restauración, evangelismo.
Obras y/o proyectos de misericordia.
Oración, intercesión, ministración.


21 Dic 2008