Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Pre-requisitos del discipulado.



PRE-REQUISITOS DEL DISCIPULADO.



Objetivos de la enseñanza.
Entender por qué el discipulado requiere de una norma elevada.
Entender las cinco características básicas que debe reunir inicialmente un discípulo y por qué se requieren.
Entender la necesidad del conocimiento previo a la incorporación al discipulado de una persona y por qué se requiere ese proceso.


Dispuestos a seguir una norma elevada (Mat 4:19).
Jesús no hizo discípulos a cualquiera. Únicamente a aquellos que estuvieron dispuestos a dejarlo todo y seguirle
Las normas pueden parecer muy elevadas, pero la calidad que vamos a obtener va a depender del estándar que establezcamos.
Si aceptamos mediocridad eso es lo que vamos a lograr. No tenga temor a establecer normas elevadas (Dios no lo tiene).
Los discípulos necesitan reunir, inicialmente, por lo menos cinco características:
UNO. Deseo de conocer a Dios íntimamente, hambre y sed de justicia (Mat 5:6, Fil 3:10). Su constante obediencia a Dios demuestra que han muerto a sí mismos (Sant 1:22-25, Jer 9:23-24).
DOS. Disponibilidad. Siempre que hay una oportunidad está deseoso e interesado en estar con nosotros (Mar 3:14). Esa disponibilidad demuestra la prioridad que le da a la relación con nosotros. Todas las personas siempre consiguen arreglárselas para encontrar el tiempo para las cosas que consideran importantes.
TRES. Obediencia y sumisión (Mar 3:13). Comprende que lo que a Dios le interesa y le agrada (y está interesado en alcanzarlo) es un espíritu quebrantado y humillado (Sal 51:17). La sensibilidad y la comunicación sincera demuestran su confianza en Dios y en nosotros. Su servicio y amor por nosotros reflejan su subordinación y respeto por nuestra madurez. Si nos sirven, probablemente esa sea una buena señal (2 Tim 1:16-18).
CUATRO. Fidelidad (2 Tim 2:2). Es firme en su compromiso cristiano, en sus responsabilidades y en su amor a Dios (1 Cor 4:2).
CINCO. Compromiso para convertirse en un discipulador. Comprende que debe estar comprometido con discipular a otros, en dar de gracia lo que de gracia ha recibido (Mat 10:8).


Conocimiento previo.
Jesús no seleccionó inmediatamente a sus discípulos.
Antes de escogerlos pasó un tiempo con ellos.
Desarrolló una relación preliminar enseñándoles algunas cosas básicas y fundamentales para el posterior proceso de discipulado.
En la Iglesia del Libro de Hechos, antes de escoger discípulos (Hch 6), primero tuvieron una relación (Hch 2:41-47) y un conocimiento de los posibles discípulos, antes de escogerlos.
Esta relación y conocimiento previo abarcaba: conversión y bautismo (obediencia), añadirse (pertenencia comprometida), perseverancia, comunión, compartir y oración.
En la forma en que Jesús seleccionó a sus discípulos enseñó que si bien estaba interesado en las multitudes, también estaba interesado en la calidad, al seleccionar solo a unos pocos de entre la multitud (Luc 6:13).
A algunos que querían estar con El les advirtió que no podía ser (Luc 8:38.39).
Los que tenían prioridades equivocadas o los atados a viejos afectos, fueron excluídos (Luc 9:57-62).


Preguntas para autoevaluación.
¿Por qué es importante que las normas en el discipulado sean altas?
¿Deseo conocer a Dios íntimamente?
¿Estoy dispuesto a morir a mi mismo, hasta las últimas consecuencias?
¿Tengo disponibilidad real para involucrarme en una relación de largo plazo con un discipulador aunque ello implique dejar de lado otras actividades, para ser discipulado?
¿Estoy dispuesto a la obediencia y a la sumisión hacia mi discipulador, aún cuando no entienda, piense que está equivocado, o me cueste sobremanera?
¿Estoy dispuesto a ser fiel en cuanto a mi compromiso de ser un discípulo, hacia mi discipulador, y hacia morir a mi mismo?
¿Estoy dispuesto a convertirme en un discipulador?



23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 05.