Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Entendiendo la relación discípulo-discipulador.



ENTENDIENDO LA RELACIÓN DISCIPULO-DISCIPULADOR.



Objetivos de la enseñanza.
Desarrollar el entendimiento de la relación de discipulado entre el discípulo y el discipulador, para preparar las condiciones para que esa relación pueda ser lo más eficiente posible para el desarrollo del proceso.
Conocer las condiciones requeridas para el éxito de la relación, evaluar nuestra situación al respecto, y establecer los correctivos que sean necesarios para optimizarlas.


Entendimiento de la relación.
Una relación de discipulado implica varios requisitos: tiempo, prioridades, compromiso, sumisión, rendición de cuentas y compartir la misma visión.


Tiempo.
El discipulado implica relación y tareas.
Ambas cosas requieren la disponibilidad de obtener el tiempo necesario para ambas cosas.
Este compromiso de tiempo mínimo debe ser reconocido y acordado por anticipado.


Prioridades.
El discípulo debe considerar su crecimiento espiritual como lo prioritario en su vida.
Somos y hacemos lo que pensamos (Prov 23:7).
Si nuestro crecimiento y madurez espiritual no es la prioridad, el diablo, nuestro enemigo, va a interponer cualquier cantidad de cosas de tal manera que el tiempo disponible para lo que requiere una relación de discipulado se reduzca a su mínima expresión, y sea insuficiente.


Compromiso.
Sin él, a la primera señal de dificultad o de desánimo por alguna debilidad, es probable que renuncie.
El compromiso significa no volver atrás, no tener fronteras ni reservas mentales ni restricciones. El compromiso nos traslada del plano de lo voluntario a lo obligatorio y permanece firme para ambos pesar de los tropiezos.


Sumisión (Ecle 5:8).
La sumisión es imprescindible en el proceso del discipulado. Jesús antes de comenzar a discipular, les dijo a sus posibles discípulos: “síganme”. Si no lo hubieran seguido no hubieran sido sus discípulos (el joven rico).
La sumisión es confianza, y el discípulo debe someterse al discipulado en la confianza de que es la persona que Dios ha determinado para ayudarle en su crecimiento y desarrollo hacia la madurez espiritual.
La sumisión es crucial porque sin ella el discipulador no podrá ejercer autoridad sobre el discípulo para formarlo.
El discípulo debe hacer un compromiso de sujetarse al discipulado gozosamente (Heb 13:17). También la sumisión es seguridad y protección (Sal 133, Prov 24:6).


Rendición de cuentas y sinceridad.
Hay situaciones en las que el discipulo debe tomar la iniciativa para buscar la dirección de su discipulador hacia la madurez.
Ello necesitará de sinceridad y franqueza, hablando la verdad en amor (Efe 4:15, Sant 5:16, Gal 6:2).
El discípulo no debe tratar de protegerse a sí mismo ocultando lo que es en realidad.


Compartir la misma visión.
La necesidad de la visión (Amós 3:3, Prov 29.18).
Ninguno de nosotros somos un fin en sí mismos, sino un eslabón en el gran plan de Dios para expandir Su Iglesia y Su Reino por medio de la reproducción.
El discipulado es la forma diseñada por Dios para permitir participar eficientemente en Su Plan así como de descubrir Su propósito, dones y metas específicas dentro de ese plan para nosotros.


Preguntas para autoevaluación.
¿Entiendo que el discipulado implica tiempo y porqué?
¿Tengo la disponibilidad de tiempo requerida?
¿Qué puedo hacer para incrementar la cantidad de tiempo disponible para ello?
¿Cuáles son las cinco prioridades más importantes en mi vida?
¿En qué lugar se encuentra la de mi crecimiento espiritual?
¿Por qué es importante que esta prioridad sea la primera?
¿Por qué es importante el compromiso en una relación de discipulado?
¿Estoy realmente comprometido con una relación de discipulado?
¿Qué puedo hacer para mejorar ese compromiso?
¿Estoy dispuesto a confiar en mi discipulador, a desarrollar seguridad hacia él?
¿Por qué la sumisión es importante en una relación de discipulado?
¿Estoy dispuesto a someterme con gozo a mi discipulador?
¿Estoy dispuesto a aceptar que mi discipulador escudriñe mi vida y a rendirle cuentas con sinceridad respecto a ella?
¿Por qué es importante esta rendición de cuentas en el discipulado?
¿Qué estoy dispuesto a hacer para mejorar mi posición de rendir cuentas a mi discipulador?
¿Cuál es la visión de mi discipulador?
¿Esa visión es la misma mía? ¿En qué coincide? ¿En qué difiere?
¿He hablado de las diferencias con mi discipulador?



23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 07.