Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El carácter del discípulo (3): el perdón (1).



EL CARÁCTER DEL DISCÍPULO (3).
(La búsqueda de la excelencia).


EL PERDÓN (1).



Objetivos de la enseñanza.
Reconocer que no podemos amar sin perdonar, que el perdón es la otra cara del amor.
Conocer el perdón desde la perspectiva de Dios y sustituir nuestro conceptos equivocados al respecto por los de la Palabra de Dios.
Reconocer los beneficios de vivir en el perdón.
Incorporar el perdón a nuestro estilo de vida.


Definición de perdón.
Perdón es reconocer la ofensa que nos fue hecha (o que hicimos), el dolor que ella provocó, sus ramificaciones en nosotros y en otros, y decidir perdonarla, renunciando al deseo natural humano de venganza, y a la amargura (resentimiento, retener la ofensa) que ello podría ocasionar.
No es pasar por alto la ofensa, como si nunca hubiera sucedido. No es olvidarla. Es despojarla de la capacidad de provocarnos dolor y consecuencias negativas en nuestra vida interior.


La relacion entre del perdon y el amor.
Un discípulo no puede amar a Dios o a sí mismo, y mucho menos a otros, hasta que acepta el perdón perfecto de Dios (1 Jn 1:9, Isa 43:25) y sobre esa base se perdona a sí mismo, perdona a otros y acepta el perdón de otros (Efe 4:32, Col 3:13).
Por lo tanto, aceptar el perdón de Dios por nuestros pecados y su amor por nosotros (1 Jn 4:19) es la base para amarlo a El (Mat 22:36-40), amarnos y aceptarnos tal como somos (1 Cor 15:10, Efe 1:6) y amar a nuestro prójimo.
La aprobación divina es el material del amor por sí mismos, que es la base del amor al prójimo. La intención de Cristo es que tengamos una opinión positiva y saludable de sí mismos (Rom 12:3) para poder amar a nuestro prójimo.


El beneficio del perdón.
En tal sentido, el beneficio del perdón es para el que lo otorga, por cuanto lo libera del dolor que le provoca la ofensa y/o el ofensor, y lo habilita para poder experimentar el gozo, la paz y todos los demás componentes del fruto del Espíritu en su vida (Gal 5:22-23), y con ello, lo habilita para tener una vida en bienaventuranza y prosperidad.


Que nos habilita para perdonar.
Perdonar, en muchos casos, es difícil, pero por la gracia y el perdón que hemos recibido de Dios por nuestros pecados hacia El, es que estamos capacitados para perdonar a otros. Nuestras ofensas y pecados a Dios provocaron el sufrimiento y la muerte de Su Hijo y aún así, El decidió perdonarnos y adoptarnos como sus hijos. Cualquier ofensa que nos hayan hecho no llega a la magnitud de las que nosotros acumulamos contra Dios. Si fuimos perdonados por El a pesar de ello, cuanto más nosotros deberíamos extender el perdón hacia aquellos que nos han ofendido (Mat 18:23-35, la parábola de los dos deudores).


Preguntas para evaluación.
¿Antes de esta enseñanza cuales eran sus ideas acerca del perdón?
¿Cuál es la relación entre al amor y el perdón?
¿Cuáles son los beneficios del perdón?
¿Cuáles son los conceptos que necesita cambiar en su mente para vivir en obediencia al mandamiento de Dios de perdonar?
¿Qué es lo que nos habilita a perdonar?


23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 19.