Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El carácter del discpípulo (9): la obediencia.



EL CARÁCTER DEL DISCÍPULO (9).
(La búsqueda de la excelencia).


OBEDIENCIA.



Objetivos de la enseñanza.
Desarrollar el concepto bíblico de la obediencia.
Conocer la verdad acerca de la obediencia desde la perspectiva de Dios y renovar nuestra mente al respecto.
Conocer las consecuencias de la obediencia para nuestras vidas.
Incorporar la obediencia a nuestro estilo de vida.


Por que es necesaria la obediencia.
Obedecemos a Dios porque El es Dios y es soberano y nuestra obediencia es la única respuesta aceptable (Jn 14:15) a Quién es El.
Muchos piensan, aún como cristianos, por el efecto de nuestra formación por el mundo, que la obediencia tiene por objeto hacernos difícil la vida, “aguarnos la fiesta”, volvernos aburridos, etc., y que Dios es alguien que le gusta torturarnos y quitarnos el gusto a la vida prohibiéndonos hacer muchas cosas.
Sin embargo, los mandamientos que Dios nos pide obedecer, tienen por objeto alejarnos de todo aquello que Dios sabe que a la larga, nos van a causar problemas, infelicidades, frustraciones, etc., porque la paga del pecado es muerte (Rom 6:23).
Para obedecer necesitamos saber lo que debemos obedecer, y para ello necesitamos escudriñar (Jn 5:39) y estudiar la Biblia diligentemente (2 Tim 2:15, 1 Ped 3:15, 1 Cor 10:15) sabiendo que nos instruye en justicia y nos enseña cómo vivir de una manera agradable a Dios (2 Tim 3:16-17, Jn 8:31).
No estudiar diligentemente las Escrituras y no ponerlas en práctica además de que es desobediencia a Dios porque El nos lo manda en Su Palabra (Jn 5:39, Sant 1:22) nos lleva al error (Mat 22:29, Mat 7:24-27). Por ello necesitamos tener un conocimiento práctico de la Palabra (Jer 15:16).
La Palabra no es un accesorio para nuestra vida como discípulos de Cristo, es una necesidad fundamental, y necesitamos obedecerla aún antes de comprenderla.
La mayoría deseamos obedecer la Palabra, pero el deseo no es suficiente, cambia con las circunstancias y con nuestros estados de ánimo.
Necesitamos estar comprometidos a obedecerla, independientemente de nuestras emociones, estados de ánimo, circunstancias, opiniones, etc.
Cuando experimentamos un conflicto entre nuestros sentimientos y la obediencia a la Palabra, un verdadero discípulo obedece a pesar de sus sentimientos. Eso es lo que significa ser cristianos (Hch 11:26).
La Palabra es para obedecerla y solamente. Saber lo que dice la Biblia sin obedecerlo es rebelión, y eso es abominable a los ojos de Dios (1 Sam 15:23).


Las consecuencias de la obediencia
En la vida del mundo, el motivo de la obediencia es el miedo, pero nuestra motivación para obedecer es el amor, porque El nos amó primero (1 Jn 4:19) y el deseo de ser sabios, entendiendo que el temor (reverencia) no el miedo a las consecuencias, es el principio de la sabiduría (Prov 1:7)
El evitar sentimientos y experiencias “negativas” así como buscar la gratificación inmediata y sensual se ha convertido casi en la norma en la vida moderna, y el pecado generalmente tiene esos componentes. La obediencia, por el contrario, provee una gratificación no inmediata, pero de más larga duración. Por ello tan fácilmente las personas muerden el anzuelo del pecado, porque están engañadas buscando gratificación inmediata, no gratificación superior.
Sin embargo, la felicidad verdadera no se encuentra en ello sino en obedecer a Dios (Luc 11:28, Sal 40:8).
Nuestro bienestar a corto, mediano y largo plazo, permanente y no eventual, absoluto y no a medias, es el resultado directo de la obediencia (Deut 28:1-14, Luc 11:28, 3 Jn 2, Sal 1.1-3) y solamente de la obediencia.


Preguntas para autoevaluación.
¿Por qué en el mundo y en nuestra manera de pensar la obediencia es vista de manera tan negativa?
¿Cuáles conceptos acerca de la obediencia fueron cambiados por esta enseñanza?
¿Cuál es el objetivo de los mandamientos que Dios nos pide obedecer?
¿Cuál es la relación entre la obediencia y el entendimiento?
¿Cuál es la relación entre la obediencia y los sentimientos?
¿En qué áreas de mi vida es más difícil la obediencia?
¿Qué puedo hacer, y cómo puedo hacer, para superar esas dificultades?
¿Cómo y cuando lo haré y qué resultados espero como consecuencia?
¿Por qué a veces la desobediencia es difícil de acuerdo a los parámetros del mundo?
¿Qué es lo que en última instancia alimenta la desobediencia y como ve Dios eso?


23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 25.