Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Las actitudes del discípulo (7).



ENSEÑANZA No. 41.

LAS ACTITUDES DEL DISCÍPULO (7)



Objetivos de la enseñanza.
Profundizar el entendimiento de que las actitudes son el resultado de nuestros pensamientos y que los pensamientos derivan del carácter y de los principios que les dan soporte en nuestro corazón.
Profundizar el conocimiento de los principios que enseñó y aplicó Cristo en su vida, para entenderlos y aplicarlos en la nuestra.
Continuar con nuestra preparación para desarrollar y manifestar el fruto del Espíritu en circunstancias específicas, manifestando las mismas actitudes de Cristo.
Profundizar nuestro entendimiento de los principios relacionados con las actitudes de un discípulo, para aplicarlas y desarrollarlas de manera permanente en nuestras vidas.
Conocer, entender y aplicar los principios y las actitudes de la santidad matrimonial y de la veracidad, en nuestro caminar diario.


La santidad del matrimonio (vrs. 31-32).
En el tiempo de Jesús, los judíos, a pesar de su legalismo, no eran tan estrictos en su interpretación de la Ley Mosaica respecto al divorcio (Deut 24.1). El divorcio era permitido por causas de lo más triviales, y solo bastaba repetirle a la mujer tres veces “me divorcio de ti” para que el divorcio fuera humanamente válido. Como resultado, la relación matrimonial se había vuelto algo muy inseguro, causa de abuso, irresponsable e irrespetada.
Jesús enseña para corregir ese abuso y restablecer la relación matrimonial al lugar de honor y seguridad que Dios le había asignado.
Entre los fariseos, una escuela sostenía que el divorcio era permitido y válido por cualquier causa, relevante o irrelevante (Mat 19:3). Jesús, por el contrario, enfatiza que el divorcio solo era permitido (no obligado) por una sola causa, la fornicación (Mat 19:9), estableciendo, de paso, la necesidad de la fidelidad en el matrimonio como algo absoluto.
En este pasaje Jesús enseñó lo siguiente:
UNO. El divorcio jamás fue la voluntad de Dios. Solo se permitió bajo la Ley de Moisés como una concesión a la dureza del corazón humano (Mat 19:8).
DOS. Solo hay una base válida para el divorcio: la fornicación.
TRES. El matrimonio, por ser una institución divinamente instituida, solo puede ser disuelto por esa causa o por la muerte.
CUATRO. El rechazo de la parte inocente no está prohibida.
CINCO. Quién se divorcia de su compañero (a) en casos donde no ha habido fornicación es culpable de un grave pecado.
SEIS. La parte ofensora que se vuelve a casar mientras vive su compañero (a) es culpable de adulterio.
SIETE. El propósito de estas restricciones es preservar la santidad del hogar y la familia.
OCHO. Los requisitos de Cristo para sus discípulos, en el área matrimonial, son de absoluta castidad fuera del matrimonio y absoluta fidelidad dentro del matrimonio.


Veracidad vrs. Juramento (vrs. 33 al 37).
Esta Enseñanza de Jesús apunta a la recuperación de la veracidad absoluta en la vida de los discípulos.
En el tiempo de Jesús, la falta de credibilidad en la palabra de las personas era de tal magnitud, que para ser aceptada, tenía que ir acompañada de un juramento. Pero habían dos tipos de juramentos: uno que incluía directamente a Dios, que supuestamente era inquebrantable, mientras otros que se hacían por el cielo, Jerusalén, u otras cosas sagradas, que de alguna manera, por subterfugios, podían ser incumplidos sin consecuencias.
Jesús, en su enseñanza, enfrenta a los fariseos por esa dualidad, y establece la absoluta primacía de la verdad, y la absoluta necesidad de la veracidad en el hablar de sus discípulos. Lo que Jesús expresa es que Dios está en todas partes, aunque no se mencione Su Nombre. Si juraban por el cielo, allí tiene establecido Su Trono. Si juraban por la tierra, es Su pedestal. Si juran por Jerusalén, es la ciudad de Dios. Por lo tanto, jurar por cualquier cosa es hacerlo por Dios que está allí; de modo que debían abstenerse no sólo de la mentira sino de cualquier juramento o cosa que fuera sutil o encubiertamente engañosa.
El significado de la enseñanza de Jesús para nosotros hoy, es el siguiente:
UNO. La verdad es absoluta. No hay tal cosa como verdades a medias o mentiras piadosas. Son mentiras totales.
DOS. No puede haber compartimientos separados en la vida de los discípulos, como lo secular y lo sagrado. Todas las cosas son hechas por Dios, de Dios y para Dios (Rom 11:36, Col 1:15-20).
TRES. Evadir el cumplimiento de una obligación determinada por cualquier hecho, haya juramento o no, contrato o no, compromiso explícito o no, es indigno de un discípulo.
CUATRO. La conversación de un discípulo debe ser simple y sencilla.
CINCO. La palabra del discípulo debe de ser de tal grado de credibilidad y veracidad, que un simple “si” selle sus compromisos. Su carácter debe ser tal que su palabra haga innecesario un juramento o un contrato.
SEIS. Jesús eleva todas las conversaciones al grado de sagradas al mismo nivel de un juramento que se hubiera hecho en Su Nombre, por lo que la integridad en nuestro hablar debe ser absoluta, independientemente de las formulas evasivas, la superficialidad, las exageraciones, la falta de sinceridad, la liviandad, etc., de la cultura y la sociedad que nos rodeen.
SIETE. La obediencia a este mandato, hará del discípulo una persona extraña en el mundo, pero también establecerá un testimonio incuestionable a favor de Cristo.


Preguntas para autoevaluación.
¿Cuál es el objetivo de la enseñanza de Jesús acerca del matrimonio?
¿Cuáles son los dos objetivos o los dos principios absolutos que Jesús requiere de sus discípulos en cuanto al matrimonio?
¿Cuáles son las únicas dos causas bíblicas válidas para la disolución del matrimonio?
¿Qué busca preservar Jesús a través de esta enseñanza?
¿Qué necesito hacer en mi vida para mejorar la santidad de mi matrimonio?
¿Qué establece Jesús en la enseñanza sobre los juramentos?
¿Por qué nos debemos abstener de juramentos por cualquier cosa o poniendo testigo a cualquier cosa?
¿Cuál es la característica fundamental de la verdad?
¿Cómo debe ser la conversación de un discípulo?
¿Cómo debe ser la palabra de un discípulo?
¿Qué necesito hacer en mi vida para mejorar en veracidad?
Todo lo que necesito hacer, de acuerdo a las respuestas anteriores, ¿cómo y cuando lo haré y qué resultados espero como consecuencia?


23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 41.