Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Reproducción.



ENSEÑANZA No. 45.

REPRODUCCIÓN.



Objetivos de la enseñanza.
Que los discípulos entiendan la necesidad de la reproducción como una parte esencial del discipulado.
Desarrollar en los discípulos una actitud adecuada para la paternidad espiritual.
Conocer y entender los principios básicos que intervienen en la selección de discípulos eficiente.


Introducción.
Jn 15:5, Jn 14:2: los verdaderos discípulos están diseñados para reproducirse, reproduciendo en otro el carácter que el Espíritu de Dios ha creado en él (1 Tes 2.19-20).
La reproducción no es una opción, es un mandamiento (Jn 15:16).
La reproducción y la multiplicación debe ser el más ardiente deseo de un discípulo (Jn 15:18).
El discipular (reproducción y multiplicación), así como el ser discípulo, requiere una renovada decisión de morir a sí mismos (2 Cor 4:11, 1 Jn 3:16) para poner nuestra vida por los hermanos.
El discipulador hace el compromiso de invertir su vida en sus discípulos (1 Tes 2:8).


Evangelismo y discipulado: un proceso único.
Dios es un Dios de excelencia y no deja nunca nada sin terminar.
Jesús no terminó Su obra hasta que sus discípulos estuvieron adiestrados.
Dios no acostumbra llamar a alguien para guiar a otros a Cristo y entonces lo dirige a abandonar a esos bebés o niños espirituales.
Implícito en la paternidad espiritual está el compromiso de conducir a los nuevos creyentes a la madurez.
Por eso Pablo, a todo lugar adonde lo llevaba su misión evangelizadora, se quedaba en esos lugares hasta que los nuevos convertidos se habían convertido en discípulos y estaban listos para ganar y discipular a otros.
Por la misma razón, el tema prevaleciente en todas las epístolas es el crecimiento espiritual, la multiplicación y reproducción.
Animar a alguien para que se convierta en creyente, sin darle la oportunidad de equiparlo para el desarrollo de la vida cristiana es irresponsable: necesitamos concentrar nuestra atención y energías en que esa persona no solo sea salva, sino en que madure y se reproduzca (Mat 28:18-20, Hch 20:28), aunque también debemos tener en claro que no todos van a querer seguir ese llamado, lo cual no implica que no hagamos nuestro mayor esfuerzo y hagamos todo lo necesario para que lo siga. En este caso, por lo menos, debemos dejarlo bien establecido y atendido en el Cuerpo de Cristo.


La selección de discípulos.
La elección de la persona a la cual vamos a discipular es crucial.
Para ello necesitamos tener, por lo menos, algunos principios bíblicos que nos dirijan en la selección:
• Conocimiento previo.
• Adiestramiento pre-discipulado.
• Dispuestos a seguir una norma elevada.
• Orar diligentemente.
• Seleccionar cuidadosamente.


Preguntas para autoevaluación.
¿Estoy consciente de la necesidad de reproducirme en otros como parte del proceso de convertirme en un discípulo de Cristo?
¿La reproducción es un deseo ardiente en m? ¿Por qué?
¿Tengo un renovado compromiso con Cristo de morir a mi mismo y dar mi vida por las personas que Dios ha puesto cercana a mi para discipular?
¿Cómo definiría la paternidad espiritual responsable?}
¿Ejerzo la paternidad espiritual responsable? ¿Por qué?
¿Cuáles son los cinco elementos a considerar en la selección de discípulos?
¿Cuál es a mi parecer el más importante de esos elementos y por qué?


23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 45.