Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El modelo de Jesús para hacer discípulos (2).



ENSEÑANZA No. 48.

EL MODELO DE JESUS PARA HACER DISCÍPULOS (2).



Objetivos de la enseñanza.
Conocer y entender la forma como Jesús hacía discípulos, y los elementos básicos de ese modelo, para aplicarlos en nuestro quehacer como discipuladores y alcanzar mejores niveles de eficiencia en el discipulado.


Delegación de autoridad (Mar 3:13-15).
La responsabilidad y la autoridad deben ser delegadas por igual.
Es injusto pedirle a un discípulo que acepte una responsabilidad para la cual no estamos dispuestos a asignarle suficiente autoridad.
Una autoridad limitada con respecto a la responsabilidad asignada, conduce a la frustración y a la ineficiencia.
Inherente a la delegación de responsabilidad y autoridad está el “derecho” de los discípulos a equivocarse. Cometerán errores y tomarán decisiones equivocadas (a todos nos pasa lo mismo). Cuando ello suceda necesitamos descubrir dónde y por qué se equivocó y ayudémoslos a ver donde les falló su criterio, estimulándolos a usar los errores como peldaños para su futuro crecimiento, lo cual les ayudará a concentrarse mejor en sus actividades, no en defenderse a sí mismos.


Confianza en los discípulos.
Jesús amaba tanto a sus discípulos que evaluaba y corregía sus acciones para que ellos pudieran crecer más en su andar cristiano (Mar 6.30). No solo se interesaba en el cumplimiento de la tarea. Se interesaba por sobre todo en el crecimiento de sus discípulos como personas y como ministros (Luc 10:20).
Muchas veces la tragedia en las iglesias hoy es que hay muy pocas personas dispuestas a hacer el tiempo necesario y la inversión emocional que demanda el hacer crecer la confianza en otros.


Retirada.
Cuando Jesús consideró que sus discípulos estaban debidamente preparados, El les trapasó la dirección de Su obra en la tierra y los comisionó para hacer discípulos por todo el mundo (Jn 17.4-5, Mat 28.18-20).
La retirada es el paso final del adiestramiento del discípulo para ministrar, y comienza cuando nuestro discípulo está capacitado para comenzar a discipular a otros.
Aún cuando nuestras relaciones continuarán, el centro de la atención cambiará en la misma forma como cambiaron las relaciones de Cristo con sus discípulos después de la ascensión. Ahora nos concentraremos en ayudarlo a adiestrar a otros para convertirlos en discípulos reproductivos.


Preguntas para autoevaluación.
¿A qué se refiere la delegación de autoridad?
¿Con que se debe corresponder la delegación de autoridad?
¿Qué fallas ha observado en su vida cristiana con relación a la delegación de autoridad?
¿Qué podría hacer para evitar cometer esas mismas fallas?
¿Qué fallas personales encuentra usted en cuanto a delegar autoridad?
¿A qué se refiere la confianza en los discípulos?
¿Qué fallas ha observado en su vida cristiana con relación a la confianza en los discípulos?
¿Qué podría hacer para evitar cometer esas mismas fallas?
¿Confía usted en las personas que ha discipulado? ¿Por qué?
¿Qué necesita hacer para mejorar su confianza en las demás personas?
¿A qué se refiere la retirada?
¿Cuál es el cambio cualitativo que nos indica que es el tiempo de la retirada?
¿Cuál es el cambio cualitativo en nuestra relación con los discípulos una vez que nos hemos retirado?


23 Dic 2008
Referencia: Enseñanza 48.