Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Servicio.



TEXTOS PARA MEMORIZAR.
Mar 10:42-45, Fil 2:5-8.


SERVIR.
Servir, ministrar. Sirviente o ministro: ver por las necesidades de los demás.
Este «servicio» es únicamente para honrar a Dios;
Israel no podía ser «como las demás naciones, como las familias de los países, para servir a la madera y a la piedra» (Eze 20:32).
Cuando tenemos motivos de auto-exaltación, u orgullo nos servimos a nosotros mismos y eso es una forma de idolatría, lo que para Dios es abominación.
Dios «apartó la tribu de Leví a fin de servirle, y para que bendijese en su nombre» (Deu10:8 ).
Servir es un honor que Dios nos concede: no nos necesita pero decidió hacernos sus colaboradores (1 Cor 3:9).


EL SERVICIO A DIOS TAMBIÉN ES SERVICIO A LOS DEMÁS, INCLUSO NO CREYENTES:
José a Faraón: de inmigrante a segundo en la nación.
Josué a Moisés: conquistador.
Eliseo a Elías: doble porción (tipo de la iglesia) (1 Rey 19:21).


EL SERVICIO: ESCUELA DEL CARÁCTER.
Rom 8:29: el propósito de Dios es que nosotros seamos formados de acuerdo al carácter de Cristo.
Mar 10:42-45, Fil 2:5-8: el carácter de Cristo fue servir.
El servicio: escuela del carácter.


EL SERVICIO EN EL MUNDO Y EL SERVICIO EN CRISTO (MAR 10:42-45).
El servicio es una característica básica de la vida del creyente.
Es seguir el ejemplo de Cristo (Fil 2:5.8).
El servicio hecho con corazón sincero, con motivos puros: agradar a Dios (Fil 2:3-4).
• Contienda: competencia.
• Vanagloria: reconocimientos, vanidad, orgullo.
• Humildad: reconocer que todo nos es dado del cielo.
• Solo Cristo en nosotros lo hace posible.
• No hay nada propio: es solo el Señor quién merece la gloria.
• Estimando cada uno a los demás como superiores a nosotros mismos.
• No mirando por lo nuestro sino por lo de los otros.
• Cuando nos ocupamos de las necesidades de los otros, Dios se ocupa de las nuestras.
• Nosotros suplimos las necesidades de ellos, Dios suple las nuestras.
Cuando el servicio no es hecho con corazón sincero, con motivos sinceros (Mat 23:11-12):
• El que quiera hacerse grande, va a ser humillado.
• El que quiera ser el primero, va a parar siendo el último (Luc 14:8-11).
• Si nos ubicamos últimos, cualquier cosa que venga adicional es ganancia.
• Si nos ubicamos de primero  el diablo se va a encargar de avergonzarnos.





05 Ene 2009
Referencia: Liderazgo.