Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Haciendo discípulos.



PRINCIPIOS DE LA DELEGACIÓN Y MULTIPLICACIÓN MINISTERIAL: DISCÍPULOS (EXO 18:19-27).
Num 11:16, Exo 18:21: seleccionarlos, escogerlos.
Num 11:16, 18:21-22, Efe 4:11: entrenarlos para que ayuden.
Exo 18:20: enseñarles la Palabra.
Exo 18:20: mostrarles el trabajo que hay que hacer.
Num 11:16-17: transferir la unción.
Num 11:16-17: transferir la responsabilidad.


LA IMPORTANCIA DEL PROCESO.
Los dones ministeriales fueron dados a la Iglesia para entrenar a todos los creyentes para la obra del ministerio.
El trabajo de los ministros es entrenar y equipar a los miembros de la Iglesia para el servicio de la obra de Dios.
Jesús empleó la mayor parte de Su tiempo preparando los doce apóstoles para que llevaran adelante Su ministerio.
El siguió este principio de entrenar a otros, quienes a su vez se encargarían de entrenar también a otros. Esa es la tarea del ministerio:
• Preparar a otros para el ministerio:
• Llevar a cada creyente de demandante a ofertante.
• Buscar a los que ya están listos para iniciar el camino del ministerio y entrenarlos.


TRES ETAPAS:
UNO. Jn 15:16: el compromiso de que nuestro fruto permanezca.
No fuímos llamados proveer información a otros, fuímos llamados a colaborar con Dios en la transformación de las personas y en que asuman el discipulado (enseñar y poner en práctica).
DOS. Luc 6:12-13, 17: buscar a las personas que ya estén listas para el proceso (el tiempo de cada uno es diferente).
Muchas veces se desperdician tiempo y esfuerzo tratando de entrenar personas que no tienen aún la madurez ni las habilidades para recibir el entrenamiento.
TRES. 2 Tim 2:2: cada uno enseñe a otros.
Uno de los propósitos por los cuales el Señor nos llamó es la realización de la Gran Comisión (Mat 28:18-20): discipular, enseñar a otros.
Ello producirá una multiplicación en cadena (multitudes: Luc 14:25, Hch 5:14, Apo 7:9, 2 Ped 3:9).
El deseo de Dios es que multitudes sigan a Jesús.


EL MÉTODO PARA HACER DISCÍPULOS (LUC 14:25-33).
Evaluar el costo: elegir ser un discípulo es voluntario, una vez adentro, es obligatorio. (Mat 13:44-46).
• Mat 11;12: el Reino de los Cielos solo los valientes lo arrebatan.
• Luc 9:22: añoranza de lo que dejo atrás, no es apto para el Reino.
Aborrecer nuestra propia vida: lo que quiere la carne y el mundo.
• 1 Jn 2.16: renunciar a pasiones de la carne, deseos de los ojos y vanagloria de la vida.
• Renunciar al control de nuestra vida.
• Cedérselo a Cristo a través de la obediencia a la Palabra (Jn 14:23).
• Toda experiencia (agradable o desagradable): es aprendizaje (Rom 8:28-29).
• Llevar nuestra cruz: aceptar toda experiencia que nos hace morir al ego, al yo.
• Seguirlo: obedecerle, ser un hacedor de la Palabra.
Renunciar a todo lo que poseemos: mayordomía.
• Jn 3:27: nada nos es dado que no nos haya sido dado del cielo.
• Rom 11:36: por lo tanto nada es nuestro, todo es de Dios.
• 1 Ped 4.10, 1 Cor 4:2, Mat 25:14-30, Luc 12:48: somos mayordomos, no propietarios.
• Vamos a dar cuentas de todo lo que somos, tenemos, podemos y hagamos.


FORMACIÓN DE DISCÍPULOS (EXO 18:13-22, NUM 11:14-17).
Buscar obreros / siervos (Luc 10:2).
Seleccionarlos (Num 11:16, Exo 18:21, Luc 6:12-13, Luc 6:17).
Enseñarles: Efe 4.10-12, 2 Tim 2:2  Luc 14:25, Hch 5:14, Apo 7:9, 2 Ped 3:9.
• Uno a uno, por lo menos uno por año.
• Enseñarles la Biblia: Ose 4:6, Exo 18:20, 1 Cor 8:1, Mat 22:29, Jn 6:63, Apo 22:14.
• Debe ser un programa práctico (mitad teoría, mitad práctica).
• Los logros académicos no son la meta: Jn 7:15, Mat 22:29, Hch 4:13.
• Mostrarles el trabajo que hay que hacer: Exo 18:20, Hch 1:1.
• Que practiquen: Mat 10:1-8, Luc 9:1-2, Luc 9:6, Luc 10:1-21.
• Entrenamiento de corta duración (Jn 14:12).
• Entre más extenso, más teórico, menos práctica: menos eficientes.
Buscar que el fruto permanezca (Jn 15:16): trabaje donde Dios está trabajando.
Transfiera la unción: Num 11:16-17, Luc 9.1, Luc 10.1, Luc 10.18-19.
• Elías a Eliseo.
• La unción es esencial (Hch 1:4-5, Hch 1:8).
• Jesús no inició su ministerio hasta que el Espíritu Santo vino sobre él (Mat 3:16)
• Líderes ungidos deben entrenar a otros porque reproducimos lo que somos.
• Num 11:17: la transferencia de la unción es bajo la dirección y soberanía de Dios.
• Dios es quién escoge, ocurre por nombramiento divino (Heb 5:4).
Traslade la carga (Num 11:16-17).
• Si ve a una persona esforzándose por ser responsable, promuévalo.
• Si ve a una persona tratando de alcanzar autoridad, cuidado.
• Liderazgo no es señorío (1 Ped 5:3) sobre las personas, es servicio.






05 Ene 2009
Referencia: Liderazgo.