Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Masculinidad, feminidad y crisis de identidad (artículo).



LA MASCULINIDAD.



CAMBIOS, FUNCIONES Y MASCULINIDAD.
Históricamente, el hombre ha definido su masculinidad por medio de las diferentes funciones que ha desempeñado para sus familias y para la sociedad: trabajo, provisión económica, gobierno y dirección.
Hoy, los cambios culturales, sociales, creencias, laborales, etc., han producido una crisis de identidad y de propósito en los hombres: no hay una definición clara de lo que es la hombría, la masculinidad y la paternidad.
Algunos de estos cambios son, por ejemplo: el movimiento para la igualdad de la mujer, la incorporación gradualmente creciente de la mujer al campo educativo, profesional, laboral y gubernamental, la independencia económica que están obteniendo las mujeres, etc.
Ahora que estas funciones se encuentran en transición y las mujeres también las están ejerciendo los hombres se han quedado sin fundamentos inconfundibles para definir de una manera clara y simple su masculinidad (y también la feminidad).
Todo esa indefinición también se manifiesta en la moda, los peinados, los servicios, etc.,: la proliferación de lo unisex.
Frecuentemente, los varones ya no se sienten necesitados, indispensables, para las mujeres.
Ante toda esa confusión y situación, algunos:
• Han reaccionado con ira y con enojo.
• Han reafirmado o reforzado su dominio tradicional sobre las mujeres.
• Tienen miedo de perder el control.
• Han reaccionado por medio de ser competitivos o por medio de aislarse.
• Son dictatoriales o incluso, aún abusivos, con sus familias.
En fin, han tratado de compensar el avance de la igualdad de las mujeres con restricciones muy severas en los estilos de vida y en las libertades con que éstas cuentan.
El impacto de esta confusión en las mujeres, las familias, las iglesias y la sociedad es aterrador:
• Mujeres sufriendo la violencia de los hombres enojados.
• Niños y niñas siendo víctimas del abuso y del resentimiento.
• Deterioro social  delincuencia, pobreza, corrupción, inmoralidad, etc.



LA CRISIS DE IDENTIDAD.
Los hombres tradicionalmente han definido su masculinidad por medio de sus funciones (no de su propósito). Ello tiene varias implicaciones:
UNO. Históricamente, los hombres y las mujeres establecieron funciones que no se contraponían las unas con las otras.
DOS. Hoy, las funciones que tradicionalmente desarrollaban los hombres y las mujeres no solo han cambiado, sino que se contraponen unas con otras.
TRES. Debido a eso, también las relaciones entre hombres y mujeres hoy son diferentes, las mujeres ya no tienen que depender de los hombres para su seguridad y su supervivencia.
CUATRO. Debido a los cambios de funciones y de las relaciones derivadas. los hombres (y también las mujeres), están atravesando por una crisis de identidad y de propósito.
CINCO. Si una persona relaciona su identidad con sus funciones, entonces, cuando las funciones cambian, esa persona, ya no encuentra base alguna para definir su masculinidad y/o su feminidad.
SEIS. Debido al papel fundamental asignado por Dios al hombre, esta crisis de identidad y de propósito está destruyendo (o comenzando a destruir) a las personas, los matrimonios, las familias, las iglesias y la sociedad en general.


LA SOLUCIÓN.
Volver a las sendas antiguas, a la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre, para encontrar en ella las claves de la verdadera masculinidad y feminidad, y dejar de querer encontrarla según nuestros propios estándares, preferencias, pensamientos y deseos (Prov 16:25).

05 Ene 2009