Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Llamados a ser hijos.



El llamado (verdaderos hijos de Dios).

1 Cor 7:20  cada uno permanezca en la condición en que fue llamado.
Llamado  no es para un trabajo y menos para uno eclesiástico.
Llamado  para estar con Cristo  ser (identidad)  hacer (trabajo).
Nuestro llamado no requiere cambio de circunstancias  relaciones, ubicación, posición social, empleo.

Somos llamados para:
• Isa 43:6-7  ser hijos e hijas de Dios (Jn 1:12).
o No todos los creyentes vivimos como hijos (Luc 15:11-31).
• Ser de Jesucristo.
o Jn 14:3  para estar donde El esté.
o 2 Cor 5:17  estar en Cristo.
o 1 Cor 1:9  llamados a la comunión con Jesús.
• Estar con El.
o Separados de El nada podemos (Jn 15:5).
o Jesús llamó a sus discípulos (Mar 3:13-14).
 Primero  para estar con El  tener una relación estrecha con El.
• Jn 15:15  ya no les llamaré siervos sino amigos.
• Sant 2.23  Abraham fue llamado un amigo de Dios.
 Segundo  enviarlos.
• 1 Tes 4:7, Rom 1:7, 1 Cor 1:2  ser santos.
o Gal 5:13  llamados a libertad del pecado y de nuestra justicia propia.
o 1 Ped 2:21  llamados a seguir sus pisadas.
o Col 3:15  llamados a paz  con Dios, con nosotros, con los demás y con la creación.
o Efe 4:1-6  andar como es digno de la vocación con que fuímos llamados.
• Rom 8:28-29  ser hechos a la imagen (carácter de Cristo.

Fuímos llamados a estar  ser  hacer  donde estamos.
• El donde estamos (el lugar) puede llegar a cambiar  es el menos importante de los cuatro.
• Los otros tres no van a cambiar  solo van a mejorar.


La norma  permanecer donde ya estamos ubicados.
• Permitir que Dios nos transforme:
o A nosotros como nuestras relaciones.
o La forma como hacemos las cosas.
o Nuestra perspectiva de la vida.
No significa que jamás debamos cambiar nuestras circunstancias  significa que el llamado a seguir y a servir a Jesús en el momento actual es donde estamos ubicados.
En lugar de buscar cambios para nuestra situación  trabajar para descubrir maneras en las que nuestro llamado a seguir y a servir a Jesús puede ser vivido en su máximo nivel en nuestras circunstancias presentes.

Rom 8:19-21, Col 1:15-20, Col 3:22-24:
No somos llamados a salir del mundo.
Encontramos nuestra identidad como pueblo de Dios en el mundo que Dios hizo, viviendo una vida de transformación y servicio.
El llamado  bíblicamente  no tiene tanto que ver con lo que hacemos como con nuestro sentido de pertenencia.
Se refiere a nuestra identidad, a unirnos a Alguien, más que a hacer algo o ir a alguna parte  Ose 11:1, Gal 5:13, Col 3:15, 1 Tes 4:7, Efe 4:1, 1 Ped 2:9.
Todos somos llamados  a ser seguidores de Jesús, a ser sus discípulos:
Todas las posiciones que ocupamos o los trabajos que hacemos son oportunidades de manifestar nuestro llamado a seguirlo a El.
Un solo llamado para todos  multitud de lugares y actividades donde manifestarlo o ejercerlo.
Nuestro llamado o vocación es pertenecer a Dios.
El trabajo diario que hacemos es una expresión de nuestro llamado, pero no es en sí el llamado.
• Es simplemente:
o La manera en que trabajamos a partir de nuestro llamado.
o La forma en que expresamos nuestro amor a Dios.
o La forma en que ponemos en práctica nuestro servicio a el.

Sea cual sea nuestro trabajo, lo que a El le importa es cuan fielmente andamos en su camino  como lo hacemos más que lo que hacemos.



05 Ene 2009
Referencia: Identidad (04).