Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Carácter. Su importancia.



IMPORTANCIA DEL CARÁCTER.




Prov 23:7: conforme pensamos así vivimos y hacemos. Nuestros pensamientos son semillas que se convierten en acciones.
Rom 8:29: fuimos predestinados por Dios para que el carácter de Cristo sea formado en nosotros, es Su voluntad buena, agradable y perfecta (Rom 12:2) para con nosotros.


Definición.
Carácter es lo que verdaderamente somos, no la apariencia externa, sino la realidad interna. Es la expresión de nuestro corazón, no de nuestra mente. Podemos tener ideas buenas pero acciones equivocadas. Nuestro carácter no son las buenas ideas sino la realidad de nuestras acciones.
El carácter no es algo que tenemos de una vez y para siempre. Es posible cambiarlo y desarrollarlo. Ese es el propósito de Dios expresado en Rom 8:29 y Rom 12.2: que nuestro carácter cambie de tal manera que refleje el carácter de Cristo. Ello implica, entre otras cosas, la adquisición de sabiduría y conocimiento (Jn 8:31-32) y el desarrollo de la habilidad de tomar buenas decisiones, morales, justas y equitativas.
Es el “esqueleto” sobre el cual se desarrolla la personalidad. Un carácter débil dará como fruto una personalidad débil, y lo contrario también es cierto. Un carácter bueno dará como fruto una persona buena, y lo contrario también es cierto. Y así sucesivamente.
El carácter es el fundamento sobre el cual las personas edificamos nuestras vidas, y a través de ello, las de nuestras familias, organizaciones y la sociedad entera.


La formación del carácter de Cristo (Rom 8:29).
Imagen es la representación visual o mental que se tiene de un objeto o persona. El término tiene también la connotación de “parecido”, “semejanza”, “apariencia”.
Dios quiere formar en nosotros el carácter de Cristo, pero esta formación es un trabajo compartido entre Dios y nosotros (Rom 12:2, Efe 4:22-24).
Rom 12:2: los resultados de nuestra vida y la calidad de ella, dependen de nuestros pensamientos de tal manera que para cambiar los resultados de nuestra vida y alcanzar la voluntad de Dios (buena, agradable y perfecta) necesitamos cambiar nuestra manera de pensar.
Efe 4:22-24 ello implica despojarnos de la forma de pensar de la vieja persona que éramos (carnal, mundana) y revestirnos de una nueva forma de pensar conforme al Espíritu (la Palabra de Dios).
Dios es nuestro ayudador si queremos desarrollar carácter.
Mat 22:37-40: el carácter que Dios quiere formar en nosotros se caracteriza porque su elemento central es el amor (1 Jn 4:8, 1 Cor 13:1-8, Mat 7:12, Gal 5:14).
Sal 15:1-5: un carácter como el de Cristo implica integridad.
Gal 5:22-23: el carácter como el de Cristo produce el fruto del Espíritu.
Miq 6:8: un carácter como el de Cristo practica la justicia, ama la misericordia y se humilla (reconoce que necesita) ante Dios.
Sal 24:3-4: un carácter como el de Cristo solo se logra cuando nos mantenemos en intimidad con el Señor.


Manifestaciones de las personas de carácter.
Mar 1:22, Mat 23:3: lo que hablan es consistente con lo que se ve que hacen (conducta) y ello les da autoridad moral, influencia (Mat 5:13-16)
Las personas les asignan credibilidad y confían en ellas porque siempre hacen lo que dicen, no cambian, no engañan, cumplen su palabra,  mantenerse de pie en toda circunstancia y con la frente en alto.
Las personas sin carácter, por el contrario, no son tomadas en cuenta ni respetadas.


Carácter maduro.
Mat 15:11-20, Mar 7:18-23, Prov 4:23: el carácter tiene su base, su fundamento, en el corazón de la persona. Por ello es necesario guardarlo de las obras de la carne y entregarlo completamente al Espíritu, para que produzca el fruto del Espíritu (Jn 3:30: “es necesario que yo mengüe y que El crezca”).
El carácter maduro no llega de la noche a la mañana, no aparece de repente (Prov 4:18). Es el resultado de un proceso intencional y consistente de cambio para amoldarnos a lo que Dios espera de nosotros según Su Palabra y la guianza del Espíritu, venciendo todas las dificultades que se nos puedan presentar en el camino y confiando en que Dios nos ayudará en el proceso (Fil 1:6, 1 Tes 5:23).
Jesús mismo es nuestro ejemplo. El aprendió la obediencia por el sufrimiento (Heb 5:8) y soportó y venció todo tipo de tentaciones (Heb 4:15).
La Palabra de Dios es nuestra brújula. Aunque los tiempos y las costumbres cambian, la Palabra de Dios, sus principios, sus valores, y por lo tanto, las cualidades del carácter de bien, justo, ético, moral, etc., no cambian: integridad, respeto, bondad, dominio propio, etc.
El desarrollo del carácter maduro implica la necesidad de ser un discípulo de Cristo (Mat 28:18-20) y ello requiere:
• Disciplina: desechar hábitos y establecer nuevos.
• Responsabilidad: es tarea nuestra no de Dios ni de otros.
• Persistencia: requiere mantenerse firme a pesar de las dificultades.
• Paciencia: toma tiempo, es un proceso, no un evento.
• Convicción: estar totalmente decididos a lograrlo, sin ninguna sombra de duda.
• Compromiso: pagar el precio sin bajar las estándares o las metas que nos propusimos.
• Intencionalidad: mantenernos con la mente fija en la meta.





23 Ene 2009