Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Perseverancia.



Perseverancia (Prov 24:16).


Definición.
Es permanecer firme en el rumbo determinado, no darse por vencido por los obstáculos que puedan aparecer en el camino, más bien, esforzarse en superarlos.
La vida es una carrera de obstáculos, y el diablo es el más interesado en que no lleguemos a la meta (Jn 10:10), en que fracasemos.
El éxito implica tenacidad, persistencia, perseverancia en el camino (Ecle 7:8).
Las promesas de Dios (en este caso, el éxito bíblico, la prosperidad como calidad de vida, 3 Jn 2) se alcanza no solo por la fe sino por la fe y la paciencia (Heb 6:12).
Comienza con un compromiso firme que se traduce en una disciplina diaria de un paso a la vez, día con día (2 Tim 2:1-6): como el soldado, el atleta y el labrador.
Implica estar alerta a las tentaciones que pretenden apartarnos de la meta como las que vivió Nehemías cuando estaba reconstruyendo los muros de Jerusalén: asociaciones que nos pueden debilitar (Prov 13:20), atrasos que nos roban (Prov 24:30-34), racionalizaciones que mienten (Prov 13:4, Prov 25:28).
Implica responsabilidad y entusiasmo y un firme enfoque en el final en la visión cumplida (17:4, Hch 20:24, 2 Tim 4:7, Gal 6:9).


Ejemplos de perseverancia.
Abraham Lincoln: perdió más elecciones de las que ganó, pero no se dio por vencido; perseveró y alcanzó su sueño de liberar a los esclavos.
Pablo (2 Cor 11:23-28), a pesar de todas las dificultades que enfrentó a lo largo de su vida como apóstol, nunca dejó que ellas le impidieran cumplir con su llamado.
José: no dejó que la cisterna, el ser vendido como esclavo a Egipto, la casa de Potifar, y la cárcel sufrida injustamente impidieran el plan de Dios para su vida y la preservación de su pueblo.
Tomás Alva Edison fue un inventor fructífero como pocos a pesar de muchos fracasos, un incendio que consumió su taller completamente. Finalmente triunfó (inventó la electricidad, el telégrafo, etc.).
La iglesia de Hechos Persistía sin temor a pesar de las amenazas, advertencias, flagelación y otros métodos de persecución (Hch 7:54-60, 9:28-30, 5:40). A pesar de ello se mantuvo firme, extendió el Evangelio por todos los confines del mundo y bendijo a miles de millones de personas a lo largo de la historia que han conocido al Señor porque no se dio por vencida a pesar de las dificultades.






30 Ene 2009
Referencia: Liderazgo.