Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Fundamentos sociales.



Postulados Sociales

La integridad de la vida (Exo 20:13, Deut 5:17), el respeto a la libertad ajena (1 Cor 8:9, 1 Cor 10:31) y la propiedad privada (Deut 19:14), son derechos inherentes a la persona, los cuales solo pueden desarrollarse dentro del estricto marco de un Estado de Derecho (Neh 9:13).

La primacía de la persona como sujeto y fin del orden social (Fil 2:3-4) y de la familia como elemento básico y fundamental de la sociedad (1 Tim 3:1-5). La familia es la primera esfera de la sociedad y no solo determina el fundamento de los componentes de ésta, sino que también determina la medida en que estos prosperan (Deut 6:1-10). Lo que conforma al hombre, conforma a la nación; la influencia del carácter y las ideas infundidas en los hombres a través del hogar es evidenciado, entre otros, en los gobiernos, las escuelas, las iglesias, los medios de comunicación y los negocios de las naciones. Es decir, que tendremos buenos ciudadanos cuando tengamos buenos padres. Para ello, se debe promover por todos los medios lícitos la responsabilidad paterna (Sal 127:3-5). Todo buen ciudadano debiera preocuparse por el bienestar general en la medida que vela por su propio interés. Asimismo, debiera participar vigorosamente en la vida nacional y vigilar la conducta incorrecta de los funcionarios públicos (Hch 4:19, 5:29); de ser necesario, debiera estar dispuesto a arriesgar su vida, fortuna y honor por su país; debiera cumplir con sus obligaciones y procurar conducirse correctamente en público y en privado (2 Cor 8:21, Rom 13:5-8).

El trabajo como una responsabilidad de la persona humana (2 Tes 3:10, Gen 2:15, Gen 1:27-28), como la oportunidad legítima e idónea para producir riqueza y bienestar para el individuo (Deut 8.18) y la familia y (1 Tim 5:8), además, como el medio para que se extienda generosamente a los demás y contribuya eficazmente al bienestar general (Efe 4:28), contribuyendo a la formación de una gran nación (2 Cor 8:13-15, Deut 28:1-14, 2 Cro 7:14)

El bienestar general es el fruto que se obtiene cuando el individuo y la sociedad asumen la responsabilidad de producir eficazmente, de acuerdo a su específica función económica (Gen 1:28). Bajo esta perspectiva, la responsabilidad del bienestar de la fuerza laboral es una tarea conjunta del que libremente se emplea así como de quién le emplea cuya responsabilidad es pagarle un salario justo de acuerdo con lo que produce (Sant 5:4) y la responsabilidad de producir eficazmente corresponde a todos los factores de la producción (1 Ped 4.10, 1 Cor 4:1-2).

Concebimos la Previsión Social primeramente como una responsabilidad de cada uno, en pro de una serie de opciones encaminadas a preservar su salud, mantener su capacidad de trabajo e impulsar mejores medios de vida para toda la familia, y subsidiaria y temporalmente, en condiciones especiales cuando los individuos no puedan cumplir por sí mismos con esa función, como una responsabilidad de la sociedad (1 Tim 5:16), la iglesia (Sant 1:27) y del Estado (Isa 10:1-2, Prov 31:8-9).

La Constitución Política de la República debe ser el instrumento a respetar para generar y fortalecer la cooperación pacífica entre todos. Los verdaderos Derechos de la persona humana son aquellos individuales otorgados por Dios: a la vida, a la propiedad y a la libertad; y los mismos no se deben suprimir o cercenar sin el debido proceso. Los Derechos Humanos que reconozca la legislación de los hombres, deben ser coincidentes con los Derechos establecidos por Dios (Rom 13:1-4, Exo 18:20, Exo 24:3, Lev 26:46, Jos 24:25)





10 Mar 2009