Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Fe y acción



OBJETIVOS DE LA ENSEÑANZA.
• Reafirmar y profundizar el entendimiento de la relación entre la fe y la obediencia.
o Que la fe sin la obediencia no es fe.
o Que la obediencia es la señal más auténtica de la fe.
o Que la obediencia ligada a la fe es una fuente de bendición abundante.
o Que la fe sin obediencia, sin obras, es muerta.



LA FE SIN OBRAS --> MUERTA (Sant 2:17-26).
Solo creer mentalmente --> no hace ninguna diferencia --> también los demonios creen, y tiemblan.
Abraham creyó --> pero también estuvo dispuesto a ofrecer por fe a Isaac en el altar.
Rahab --> creyó a Dios y en Dios --> recibió a los mensajeros de Josué, los ocultó y los ayudó a escapar.
Moisés --> le creyó a Dios y levantó su vara y el Mar Rojo se abrió.
Tanto en Abraham como en Moisés y en Rahab --> la fe se manifestó en obras.
Como el cuerpo sin espíritu está muerto --> así también la fe sin obras está muerta.



LA FE VERDADERA NO ES INACTIVIDAD NI PASIVIDAD.
La fe verdadera no se queda esperando (de brazos cruzados, inactiva) que algo suceda --> activa para que ese algo suceda --> Mat 7:7-8 --> pide y recibe (por fe) --> busca y halla --> toca y se le abre.
• La fe --> obedece.
o Obediencia --> acción (Mat 7:24-27).
• El Dios en el que creemos para que haga milagros.
o Es Señor --> requiere obediencia.
o Recibir y obedecer --> los dos lados de una misma moneda.
 No pueden separarse el uno del otro.



FE Y FRUTOS.
El solo conocimiento de nociones bíblicas no implica fe, como hacen muchos ahora --> no han cambiado, no han nacido de nuevo.
La fe verdadera produce frutos santos --> nuevo nacimiento, el fruto del Espíritu, la desaparición o disminución significativa de las obras de la carne, servir a los demás, etc..
El solo asentimiento mental, aunque en algunos casos procure hacer cosas buenas, no sirve para nada --> los demonios también tienen un asentimiento mental sobre la existencia de Dios y un conocimiento mental de la Palabra pero no les sirve de nada porque no dejan de ser demonios, no se sujetan a Dios, no se arrepienten de sus malas obras, no es Jesús su Señor y Salvador, etc.
No hay manera de mostrar que creemos realmente en Cristo sino a través de nuestras acciones por motivo del evangelio y para propósitos del evangelio.
Así como la fe sin obras es una fe muerta, así las obras sin fe (sin creer en Jesús como Señor y Salvador, sin obediencia a la Palabra de Dios) son obras muertas, carentes de raíz, de sustancia --> Mat 7:21-23.
La fe es la raíz y las obras es el fruto --> necesitamos ocuparnos en tener ambas.
La fe verdadera, que justifica y salva, nos obliga a no hacer nada sin Dios  hacer todo por El y para El.

04 Mayo 2008