Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

El como del hacer discípulos (1).



ENSEÑANZA No. 49.

EL COMO DEL HACER DISCÍPULOS (1).



Objetivos de la enseñanza.
Adquirir los conocimientos básicos de algunos de los instrumentos que tenemos a nuestra disposición para hacer discípulos.
Adquirir los conocimientos básicos acerca del uso de esos instrumentos para poderlos utilizar eficientemente en nuestro discipulado.
Adquirir los conocimientos básicos para comenzar la aplicación y el perfeccionamiento del uso eficiente de esos instrumentos en nuestro quehacer discipulador.


Introducción.
El discipulado es un encuentro de vida con vida, es transmisión de vida, no solo de conocimientos. Por ello necesitamos permitir que en la interacción con nuestros discípulos haya flexibilidad, espontaneidad, de tal manera que sus necesidades dicten nuestros contenidos. Sin embargo, ello no implica que nuestras interacciones sean totalmente espontáneas. Necesitamos algunos ejes que constituyan una estructura mínima que estimule el crecimiento de nuestro discípulo, tales como la adoración, el ministerio, la enseñanza, la memorización, la meditación y la corrección.


Adoración.
El propósito básico de nuestra relación es honrar y glorificar a Dios, adorarle, que es desarrollar un sentido de reverencia hacia El que expresa nuestro amor, admiración y respeto por Quién El es (Jn 4:23, Mat 6:9). Como nuestra relación con El se renueva cada día, El nos ha dado la libertad de expresarle nuestro amor y adoración en una forma que refleje nuestros sentimientos tal cual son, porque El está más interesado en la esencia que en la forma.
Adore con su discípulo regularmente, leyendo, citando y cantando textos bíblicos, orando, meditando la Palabra, y en fin, cualquier cosa que sirva para expresar nuestro amor, admiración y respeto a Dios.


Ministerio..
Implica el ministrarnos el uno al otro, el orar el uno por el otro, compartiendo nuestras cargas y confesando nuestros pecados, pidiendo el perdón y la purificación de Dios. El orar el uno por el otro debe convertirse en una actividad regular en nuestras vidas. Pablo oraba por sus discípulos pero también les pedía que oraran por él (2 Tim 1:3, Efe 6.19).
La vitalidad de nuestras relaciones depende de que oremos el uno por el otro, por la protección de cada uno (2 Cor 13:7), por el crecimiento de ambos (Col 1:9-10), por la dirección de Dios para ambos, por las bendiciones que cada uno necesita, por la solución de las situaciones que cada uno está viviendo, etc..


Enseñanza.

Se refiere a la enseñanza de las Escrituras, de todo el consejo de Dios (Hch 20:27, Col 1:28, Luc 24:45, Jn 21:15-17, Heb 4.12, Prov 2.1-5, Sal 119.18).
Es enseñar la Palabra de forma clara y práctica, sistemática, para entender los principios que nos ayudarán a madurar en Cristo y para tener un conocimiento práctico que nos permita aplicar la verdad bíblica correctamente a las circunstancias particulares de nuestra vida.

Implica la necesidad de:
UNO. Prepararnos bien.
DOS. Ser creativos, empleando ejemplos de la vida real para ilustrar las verdades profundas de la Palabra.
TRES. Variedad en la enseñanza para mantener el interés del discípulo.
CUATRO. Involucrar a nuestros discípulos pidiéndoles su opinión, ejemplos de aplicación, lo que están entendiendo, etc.
CINCO. Repetir las enseñanzas y los principios importantes (Fil 3:1, 2 Ped 1.12).
SEIS. Flexibilidad para lograr un balance entre las necesidades inmediatas del discípulo y la estrategia y las metas del discipulado.

Lo que necesitamos enseñar a nuestros discípulos se refiere a:
PRIMERO. Enseñarles a pensar de acuerdo a la Palabra (1 Cor 2:12, rom 12:2, Fil 4:8). Para ello, no debemos contestarles preguntas que ellos no hayan tratado de contestar previamente porque aprenderán mejor si descubren por sí mismos los principios que si reciben una respuesta cómoda o una fórmula probada por nosotros.
SEGUNDO. Enseñarles a tomar decisiones de acuerdo a la Palabra. Jesús insistió en que las decisiones de sus discípulos estuvieran basadas en la voluntad de Dios, para lo cual necesitan contestar cuatro preguntas:
UNA. ¿Cuáles son los principios bíblicos a aplicar? Ninguna decisión debe contradecir un principio bíblico.
DOS. ¿Cuáles son las alternativas? Las decisiones repentinas tomadas bajo presión generalmente no son más que aventuras y pueden complicar más las situaciones y/o problemas.
TRES. ¿Cuáles son las implicaciones? Un poco de prevención puede evitar muchos errores y tristezas.
CUATRO. ¿Cuál es el consejo de mis líderes? La búsqueda de consejo al tomar deciisones proporciona sabiduría. Nos ayuda a evitar tomar decisiones que aparentemente nos edifican a nosotros, pero que pueden lastimar a otros.


Preguntas para autoevaluación.
¿Cuáles son los instrumentos básicos para el discipulado que estudiamos en esta lección?
Defina con sus propias palabras que entiende por adoración y cuales son sus principios básicos como instrumento para el discipulado
Defina con sus propias palabras que entiende por ministerio y cuales son sus principios básicos como instrumento para el discipulado.
Defina con sus propias palabras que entiende por enseñanza y cuales son sus principios básicos como instrumento para el discipulado.
¿Cuáles son algunas de nuestras necesidades para la enseñanza de discípulos?
¿Cuáles son algunas de las necesidades de enseñanza de los discípulos?


20 Mar 2009
Referencia: Enseñanza 49.