Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Dejar atrás lo que no fué invitado.



DEJAR ATRÁS A LOT (LO QUE NO FUE INVITADO).



Gal 3:13-14.


Gen 12.1-3.
Las promesas de Dios a Abraham.
La condición, obediencia y guianza del Espíritu Santo.
La esencia de las promesas: bendecidos para bendecir a otros  vida abundante, con propósito, un estado de bienestar, prosperidad en todo lo que somos y hacemos.
El mayor obstáculo para llegar hasta las últimas consecuencias de la obediencia y la guianza de Dios  Lot (Gen 13:5-13, Gen 14:1-16)  distracciones para Abraham.


Dejar atrás a Lot.
Vamos a un nuevo nivel espiritual, necesitamos desatarnos de lo que nos "amarra" al mundo.
Lot  lo que no está invitado, lo que nos roba las bendiciones de Dios, el pasado que trata de mantenernos atados para no alcanzar el futuro, la vieja manera de pensar.
Despojarnos de nuestra vieja manera de pensar (salir del espíritu del mundo).
Renovar el espíritu de nuestra mente y llenarnos del Espíritu de Dios  Rom 12:2, Efe 4:22-24  comprobar la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.


Lo que no fué invitado.
El egoísmo y el egocentrismo (Mat 22:36-40).
El materialismo, la codicia, la avaricia (1 Tim 6:6-12).
La vanagloria de la vida (prestigio, posición, seguridad, comodidad) (Fil 2:3-4, 1 Jn 2:16)
La autosuficiencia y/o la dependencia de todo lo que es humano y todo lo que se ve (Jer 17:5-6).
Las prioridades  (el mundo: yo, familia, trabajo, Dios)  en Dios: Dios, la familia, los demás, yo.
Los patrones de pensamiento del mundo  ataduras culturales (generalmente anti-Dios y pro-humanismo; anti-fe).
Los patrones de pensamiento familiares: ataduras generacionales, patrones de pecado para responder ante las circunstancias de la vida (Prov 16:25)..
Viejas actitudes, formas de pensar, hábitos, pecados, relaciones, fallas de carácter, prácticas no bíblicas, etc., historia, contexto; no soy, no puedo, no tengo, no se, no lo voy a lograr..
La religiosidad: una imagen falsa de Dios, la vida, la Iglesia y nosotros mismos.
El fracaso.


Como dejar atras lo que no fue invitado.
Antes de edificar y plantar lo nuevo, hay que arrancar, destruir, arruinar y derribar lo viejo (Jer 1:10).
Revisar nuestro corazón a la luz de la Palabra, hacer un auto-examen honesto de nuestras metas, prioridades, valores, principios, pensamientos. Nuestros planes, nuestros gustos, nuestros deseos, nuestras prioridades (Mat 16:24-25, Mar 8:34-35, Luc 9:23-24).
Romper con ellas, alejarlas de nuestro camino.
Requiere decisión, convicción, compromiso y carácter: es una batalla que va a llevar tiempo, y después de vencer, vamos a tener que mantenernos atentos para que no vuelvan a crecer.
Arrepentimiento por haberlo traído hasta aquí. Pedir perdón y limpieza.
Avanzar hacia adelante.


12 Abr 2009
Referencia: Fundamentos.