Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Principio de dolores.



LOS ULTIMOS TIEMPOS DE LA HISTORIA (07).

PRINCIPIO DE DOLORES.



Mat 24:1-8.
Esta expresión fue empleadas varias veces por al menos tres de los profetas hebreos (Isa 13:8, 66:7, Jer 13:21, 22:23, Miq 4:9-10) para describir una mujer que está dando a luz, como figura del dolor que el mundo sufrirá al final de la era.
Pablo también utilizó esta expresión en Rom 8:19-21 en la misma dirección, para describir los dolores que la creación terrenal experimentará como anticipación a su liberación total.
Esos dolores de parto son la anticipación no solo de los últimos tiempos, sino del renacimiento de Israel como nación (Hch 3:21) y cuyo papel en esos tiempos finales será determinante, como lo veremos más adelante.
Es importante hacer notar que el inicio de las contracciones no marca el nacimiento de un bebé, solo la anticipación de que el nacimiento está cercano  de hecho, antes de dar a luz, la madre puede tener de treinta a cincuenta contracciones en total, algunas de ellas separadas por días, al principio, y en la medida que se va acercando el parto, las contracciones se van haciendo más frecuentes.


El inicio de principio de dolores.

Comienza con la destrucción del templo: no quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada.
Ello sucedió exactamente como Jesús lo dijo en el año 70 d.C.
Los ejércitos romanos al mando de Tito destruyeron la ciudad de Jerusalén.
Los incendios rugieron por toda la ciudad y la zona del templo.
Cuando los incendios cesaron, los soldados vieron que había grandes cantidades de oro que se habían fundido y metido en las hendiduras de los bloques de piedra del templo.
Para recuperar el metal precioso, los romanos tuvieron que demoler los edificios, piedra por piedra.

“Vendrán muchos en mi nombre, diciendo “Yo soy el Cristo” y a muchos engañarán”: la señal del engaño.
Los tiempos antes del fin (también en el tiempo del fin) estarán llenos de engaño.
Seis veces en este pasaje advirtió Jesús acerca de los falsos maestros y engañadores:
• En el tiempo de principio de dolores: Mat 24:4, 24:5.
• En el tiempo de la tribulación: Mar 24:11, 24:23, 24:24.
• En el tiempo de la manifestación gloriosa: Mat 24:26.
Desde los inicios de la Iglesia siempre ha habido falsos maestros; esa es la manera que tiene el diablo de torcer la verdad (Jn 8:44: padre de mentira).
Sectas, religiones y cosas por el estilo que proclaman que sus creencias tienen base cristiana. si no puede lograr que las personas no crean en Dios o se rebelen contra El, los engaña con alguna doctrina falsa para descarriarlos.
Sin embargo la historia nos enseña que a medida que va transcurriendo el tiempo a partir de la Iglesia primitiva, el engaño se va incrementando y prevaleciendo más y más.
En Estados Unidos surge una secta nueva una vez al mes por lo menos (cienciología, diabética, nueva era, moonies, etc.).
Las actividades ocultitas y espiritistas se multiplican (guija, horóscopos, lectura del te, Harry Potter, etc.).
En los últimos años las enseñanzas falsas y absurdas de algunos extremistas terminaron combrando la vida a cientos de personas (Jim Jones, David Koresh, el grupo de la Puerta del Cielo en el sur de California -1997-).

Nuestra respuesta a ello:
Conocer la Biblia: la verdad nos hará libres (Jn 8:31-32).
Probar los espíritus: si las doctrinas concuerdan con las Escrituras (1 Jn 4:1); como Dios es el autor de la Biblia, El nunca inspirará a Sus profetas verdaderos para que enseñen algo contrario a lo que ya inspiró para que fuera escrito en el Antiguo y en el Nuevo Testamento.
Buscar la guía de Dios en la vida y en las enseñanzas (Prov 3:6).
Evitar la inmoralidad: nada turba más la mente que la lujuria y el pecado.
Compartir firmemente nuestra fe con otras personas fortalece nuestro propio convencimiento además de que ayuda a muchos a alcanzar a Cristo y por ende su salvación eterna.
Andar en el Espíritu (Efe 5:17-21).

“Y oiréis de guerras y rumores de guerras”: la señal de las guerras y rumores de guerras.
• En la historia humana registrada se han dado más o menos quince mil guerras.
• En el siglo anterior (1900-1999).
o Mucho más sangriento que cualquier siglo anterior.
o Murió más gente por causa de las guerras que en todos los siglos anteriores juntos.
o Las guerras continúan y continuarán proliferando como está profetizado.
o Generalmente bajo la forma de conflictos étnicos.

“Pero todavía no es el fin.”



El final de principio de dolores.

El final del tiempo de principio de dolores está marcada por tres señales que se producirán simultáneamente:
• “Se levantará nación contra nación y reino contra reino”.
• “Habrá pestes y hambre”.
• “(habrá) terremotos en diferentes lugares”.
Este pasaje lo que indica es una (o varias) guerras empezadas por dos naciones aisladas, a las que pronto se unen los reinos del mundo, seguidas por hambre y pestes sin precedentes y terremotos múltiples simultáneos.

“Se levantará nación contra nación y reino contra reino”.
La primera vez que ello sucedió en la historia del mundo fue en 1914-1918 con la primera guerra mundial y posteriormente en 1936-1944 con la segunda guerra mundial (por ello se llaman así, porque implicaron una gran cantidad de naciones involucradas en ambos bandos).

“Habrá pestes y hambre”.
Hasta antes de la primera guerra mundial, las epidemias y si bien estaban presentes en la vida de la humanidad, eran eventuales, la mayor parte de las veces en áreas geográficas limitadas y con un número de pérdida de vidas humanas, también relativamente limitadas en comparación con las que enfrentamos actualmente. Y las hambrunas eran prácticamente desconocidas.
Derivado de la primera guerra mundial, por la vulnerabilidad producidas por la desnutrición y el hambre que la guerra produjo en Europa, se produjo una epidemia de influenza que se extendió por toda Europa, Canadá y Estados Unidos y que produjo más muertes que las producidas en el campo de batalla de la primera guerra mundial, es decir, hubo juntamente pestes y hambre.
A partir de ese momento, las epidemias y el hambre no han dejado de azotar a la humanidad cada vez más frecuentemente y con enormes pérdidas de vidas humanas.
Epidemias: Cólera, VIH-SIDA, cáncer, enfermedades cardio-vasculares. Entre 1994 y el año 2003, según la ONU, fueron afectadas 11,670,742 personas.
Hambrunas: Bangladesh, Somalía, otros países en África, Asia y América Latina principalmente. Entre 1994 y 2002, según la ONU fueron afectadas 34,210,134 personas.

“(Habrá) terremotos en diferentes lugares”.
En 1935 se produjo un terremoto en Beluchistán, Paquistaní occidental, que las crónicas de ese tiempo señalaron como “el terremoto más devastador de la historia”.
Pero ese registro ha sido superado varias veces desde entonces.
Se han producido en lugares tan variados como China, Japón, Persia, India, Amèrica del Sur y del Norte, Centroamérica, Europa, etc., prácticamente en todo el globo terrestre.
Los únicos terremotos múltiples conocidos en la historia se han registrado a partir de la primera guerra mundial:
Cuando hubo terremotos en Turquía hubo informes similares en Africa, América del Sur, Carolina del Sur y California (USA).
Cuando hubo un terremoto prolongado en Helena (Estado de Montana en USA) hubo informes similares en Nueva York y Honduras.
Un sismólogo del Centro de Investigaciones Scripp de la Jolla, California, dijo hace algún tiempo: “casi es como si las placas de la Tierra estuvieran girando anticipadamente al terremoto más grande del mundo”.
El Libro de Apocalipsis (Caps, 6, 11 y 16) advierte que durante la Tribulación ocurrirán los peores terremotos que hayan golpeado el planeta.




20 Abr 2009