Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La marca de la bestia.



LOS ULTIMOS TIEMPOS DE LA HISTORIA (26).

LA GRAN TRIBULACIÓN.

LA MARCA DE LA BESTIA.



El surgimiento de la Babilonia comercial.
Esta iniquidad suprema se refleja hasta en el sistema económico que establece el anticristo: se opone a Dios en todo aspecto en el ámbito de la vida cotidiana como la Babilonia religiosa se le opone en el ámbito espiritual.
El anticristo mudará el centro comercial del mundo a la Nueva Babilonia, el cuartel central de su nuevo imperio mundial: esto pasará en algún momento del período de transición del arrebatamiento a la tribulación.

Para establecer una economía mundial hay por lo menos dos motivos principales:
Es mucho más conveniente a las ganancias tener al mundo como mercado en vez de una nación o región: esto es lo que subyace a la inversión del capital occidental para mejorar las economías de la China socialista, Rusia y otros países en deterioro.
La idea más que centenaria de que la interdependencia económica sería una imposibilidad para las guerras entre naciones.
Las aprobaciones recientes del GATT (Convenio general para aranceles y tasas aduaneras), NAFTA (Convenio para el libre comercio norteamericano, la Comunidad Económica Europea, la OMC (Organización mundial de comercio) y otros acuerdos comerciales por vía rápida prueban que este mundo va a tener comercio mundial porque así lo quieren los que dominan desde dentro a nuestros medios de comunicación, la banca y el gobierno y los acuerdos o convenios comerciales.
Esta también es un engrasamiento de los rieles que lanzarán al político más carismático y resbaladizo que el mundo haya conocido: el anticristo se apoderará de las riendas del liderazgo mundial y hará que funcione comercialmente.
Todo esto significa que nada hay desde el punto de vista económico o tecnológico que obstaculice el arrebatamiento que puede ocurrir en cualquier momento.
Sin embargo el aparente triunfo del anticristo en cuanto al establecimiento de la economía mundial no durará mucho: el tiempo llega inevitablemente cuando el día de la paciencia da lugar al día de la retribución. Apo 18:9-17 describe gráfica y detalladamente la destrucción de Babilonia, la capital de la tribulación del comercio mundial.


La marca de la bestia.
Los Cap. 13, 17 y 18 de Apo dejan en claro que el anticristo tendrá el control total de la economía del mundo durante los últimos tres años y medio de la tribulación. Su herramienta primordial será el absoluto control de los suministros monetarios, la marca de la bestia.

Ayudará a resolver del problema del aumento incesante de los delitos (no hay dinero en efectivo).
Pondría fin a las falsificaciones, los fraudes y los chantajes o cualquier otra actividad que envuelva el flujo de dinero en efectivo.
Controlar, rastrear y vigilar por completo a la población mundial.

Habiendo dinero en efectivo no existe forma de saber como la gente usa sus finanzas, de donde provienen, si es en pro o en contra del gobierno y sus programas, si pagan o no impuestos, etc. Con esta tecnología no existirían tales inconvenientes, los gobiernos quieren que esa tecnología sea de uso obligatorio.

La introducción de las tarjetas de crédito y las de débito automático por parte de la banca internacional no sólo son para acelerar las transacciones sino para condicionar al público para la sociedad sin dinero en efectivo.
Pronto los gobiernos empezarán a pasar leyes que terminarán con el dinero en efectivo.
Todo lo que se necesita es un derrumbe económico para espolear la puesta en práctica: implementarla a nivel mundial no tomaría más allá de tres a cinco años, quizá menos.

No puede haber un control más grande de los seres humanos que el control total del abastecimiento y flujo del dinero. Quien tenga el poder de decidir quién puede trabajar, comprar o vender, tiene poder absoluto.

La marca de la bestia se colocará en la frente o en la mano derecha de las personas; eso los identificará como adoradores del anticristo.
Se matará a todos los que no tengan esa marca.

La Escritura deja muy claro (Apo 14:9-11) que recibir la marca de la bestia no es un accidente sino el resultado de una opción deliberada hecha durante la tribulación: supone un rechazamiento total de las enseñanzas de la fe cristiana impartida por los dos testigos, los 144,000 testigos judíos, el derramamiento del Espíritu Santo (Joel 2:28-32) y del ángel que pregona el evangelio eterno (Apo 14:6-7).
Los que obtienen la marca son aquellos que venden su alma a la bestia y al diablo que le da su poder: esto comprende el rechazo deliberado de Dios.
La Biblia es muy clara cuando dice que una persona no puede aceptar accidentalmente la marca de la bestia. Efectivamente dicha marca será la señal externa de una decisión deliberada de darse al diablo, decisión irrevocable, pecado imperdonable.

Por primera vez en dos mil años, la tecnología actual permite que se ponga en vigencia ese sistema (los microchips).
Cobrará fuerza profética definitiva cuando se dé el paso mundial a la sociedad sin dinero efectivo.

Ahora hablamos de tarjetas de débito, transferencias electrónicas, código de barras, tarjetas de crédito, microchips y la disponibilidad de una sola tarjeta inteligente que durará toda la vida: contendrá su identificación, su historia personal, su información médica, su estado financiero y más cosas de lo que nos hubiéramos imaginado tan sólo diez años atrás.



04 Jun 2009