Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Amar a Dios como El quiere ser amado.



Amar a Dios como El quiere ser amado.
(Mat 22:36-40)



¿Que significa amar a Dios?

Entre esposo y esposa, los problemas sobre si uno se siente amado o no, están relacionado con la forma en que cada uno quiere ser amado, no en la forma en que el otro lo ama a uno.
Todos queremos y necesitamos sentirnos amados a nuestra manera (los lenguajes del amor).

Dios tiene un lenguaje del amor específico.
Éxo 20:6: amarlo es guardar sus mandamientos.
Jn 14:21-23: el que tiene sus mandamientos y los guarda, ese es el que le ama; el que le ama, Su palabra guardará..
Jn 15:10: si guardamos sus mandamientos, permaneceremos en Su amor.
Amar a Dios es obedecer sus mandamientos, obedecer Su Palabra: dar fruto. Conocerla, entenderla y ponerla por obra (Mar 13:23).

Caín y Abel (Gén 4:1-5).
Abel amó a Dios como El quería ser amado: Dios lo vio con agrado.
Caín trajo a Dios a su propia manera (no es amor): Dios no lo vio con agrado.



¿Cómo quiere Dios ser amado (obedecido)? (Mar 12:28-33)
Mar 12:30: con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.
Mar 12:33: con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas.
• Con todo el corazón (pensamientos y sentimientos).
• Con toda el alma (con todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, 1 Tes 5:23).
• Con toda la mente y/o entendimiento (pensamiento, inteligencia, conocimiento).
• Con todas las fuerzas (poder, potencia, fuerza, ánimo).
Esforzarnos con todo: ser, vida, ánimo, pensamientos, sentimientos, poder, fuerza, etc. en obedecer sus mandamientos (Mat 6:33), santidad (1 Ped 1:13-15).
• No solo ir a la Iglesia, leer la Biblia, tener comunión con El, de vez en cuando.
• No solo cumplir algunos mandamientos, de vez en cuando.
• No buscar sus bendiciones (ellas vienen por añadidura a la obediencia)
• Tener un estilo de vida total que le agrade a El, ser santos como El es santo.



Como se manifiesta que amamos a Dios como El quiere ser amado (Luc 14:26-27).
Poner en primer lugar al Señor, como nuestra principal prioridad, por sobre todas las cosas, aún aquellas que nos son más amadas y cercanas.
En Cristo, el orden de los factores si altera el producto.
Obedecer, agradarle a El (Gen 4:2-7).
Cuando no obedecemos, cuando la Palabra nos confronta, nos enojamos contra otros (excusas para nuestra desobediencia).
Cuando hacemos el bien, Dios se agrada con nosotros.



Las bendiciones del compromiso total con Dios: obediencia (Sal 1:1-6, Deut 28:1-14, Jos 1:8, 1 Jn 3:21-24).
Si nuestro corazón no nos reprende (obediencia), tenemos confianza en Dios y cualquier cosa que pidiéremos la recibiremos de el
Porque guardamos sus mandamientos: hacemos las cosas que son agradables delante de El.
El que guarda sus mandamientos permanece en Dios y Dios en él (el que no los guarda, no).
Victoria sobre nuestros enemigos (circunstancias y problemas).
Nuestros enemigos sometidos a nosotros (el diablo, la carne, el mundo).
Lo mejor del trigo (todas nuestras necesidades suplidas).
Saciados (abundancia).



Una exhortación a volvernos al enamoramiento, al apasionamiento (Apo 2:2-5).
Aunque hagamos obras, aún para El, pero no estamos enamorados, apasionados, por El, no sirve.
Con El no podemos estar ni fríos ni tibios, solo calientes, ardientes, apasionados (Apo 3:15-16).


08 Jul 2009
Referencia: Santidad.