Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La autoridad profética.



ESCUELA PROFÉTICA (15).

LA AUTORIDAD PROFÉTICA.



Fuente y uso de la autoridad profética.

Jer 1:10: los profetas, por cuestión de su oficio, y actuando bajo autoridad, ostentan un tremendo grado de autoridad divina.
Esa autoridad tiene dos frentes: para destrucción del reino de tinieblas (pecado, rebelión, enfermedad, pobreza) y para el establecimiento del Reino de Dios (justicia, paz y gozo, Rom 14:17).

Esa autoridad tiene las siguientes características:
Es una autoridad confrontacional contra demonios (fuerte unción de liberación) (Mat 4.10, Mat 8:28-29).
Para derribar fortalezas en individuos, familias, iglesias, ciudades, naciones, etc. (2 Cor 10.3-6).
Para arrancar, desarraigar (Mat 15:13) falsas doctrinas, pensamientos, sentimientos y personas infiltradas en la iglesia para estorbar la obra de Dios (1 Tim 1:18-20)
Para destruir todo lo que es del maligno (Sal 139:21-22).
Para arruinar las obras del diablo (1 Jn 3:8) como pecado, engaño, rebelión, etc.
Para edificar el cuerpo de Cristo (1 Cor 14:3, 12, 26) y levantar, animar, preparar, equipar.a las personas.
Para plantar (Sal 92:13) y establecer santidad, pureza, obediencia, intimidad, comunión.



Los límites del oficio profético: vivir bajo autoridad.

Dios se manifiesta en autoridad (1 Cro 25:6, Rom 13.1-7).
En el A.T. los profetas eran la máxima autoridad espiritual dentro del pueblo de Dios.
Cuando Jesús vino, dio autoridad a los apóstoles y no a los profetas (Mar 3:13-19, Mat 10.1-42).
Los profetas deben estar sujetos a los apóstoles (1 Cor 12.28, Efe 4:11, Efe 2.20).

Dios dio autoridad a su Iglesia (colectivamente) como Cuerpo (Efe 1:22-23).
El profeta se sujeta y trabaja para la Iglesia, es de la Iglesia para la Iglesia (Efe 4:11-16).
La autoridad profética viene como consecuencia de la sujeción a la autoridad (Mat 8:9, Luc 7:8).
La autoridad profética proviene de la Palabra de Dios (Jer 1:9-10).
Si no se sujetan a autoridad será difícil que se sujeten a la Palabra.
Como lo que se siembra se cosecha (Gal 6:7), por su falta de sujeción será más difícil que otros se sujeten a la Palabra que den.

Muchos profetas inmaduros o con falta de conocimiento creen que porque son profetas no deben estar sujetos a autoridad.
El profeta maduro sabe que los límites de Dios son para evitarle problemas y traer orden y seguridad (1 Sam 3:20) para sí mismo
• Para que no sean influenciados por otras fuentes que no sea el Señor.
• Para no descarriarse, herir a otros, terminar usando o abusando a otros, etc.
• Para proteger el ministerio y el corazón del profeta, y guardarlo de sus emociones.

Necesitan vivir y someterse a la autoridad (Rom, 13:1-2, Mat 7:21-23).
• Dios trabaja bajo principios de autoridad.
• Jesús no hacía nada por sí mismo sino lo que veía hacer al Padre (Jn 8:28, Jn 14:10).
• El profeta no tiene "yo", solo debe tener "tu" (Jn 3:30, Jn 5:19).

El profeta, para ejercer su oficio, necesita tener una confirmación del llamado de Dios por otros ministros reconocidos porque el ministerio profético es un ministerio que está dentro de la iglesia y para la iglesia.
• El don no lo es todo.
• Tiene que estar bajo autoridad para que pueda cumplir el llamado de Dios.
• Tiene que estar firmemente plantado en la Iglesia local, bajo autoridad, para ser eficaz.

1 Cor 14:32: los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas (autoridad interna, autodisciplina).
• El don no tiene que manejarlos; ellos tienen que manejar el don.
• Que reciban visión o revelación de Dios no implica pasar sobre todos.
• El profeta tiene que ejercer un proceso de disciplina sobre su vida.
• Hay que enseñar al ministerio profético a entrar en disciplina.
• No pueden quebrar la autoridad de la iglesia local, ministran bajo ella.

Si no pueden vivir bajo una autoridad visible (de otro ministro), mucho menos van a poder vivir bajo la autoridad de Dios a Quién no ven.
Si no viven bajo autoridad, pueden causar problemas serios en las iglesias (2 Tim 3:1-5)
Ministrar sin estar bajo autoridad es tan delicado que la Biblia en Deut 13:5 nos enseña de un profeta sin autoridad sobre él (Ecle 5:8) que levantó rebelión y las personas le siguieron por lo que para resolver la situación debía ser muerto.




05 Ago 2009