Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Problemas de lo profético.



ESCUELA PROFÉTICA (17).

PROBLEMAS DE LO PROFÉTICO.



Profetas genuinos y aprobados.
Actúan con miras a simbolizar el ministerio de la iglesia (servicio, Reino de Dios) y no enseñan a hacer lo malo.
Las pruebas de un profeta genuino:
• Su conducta.
• La forma de modelar el ministerio en su vida.
• Siempre se sujetan a su cobertura y a los pastores de las iglesias donde ministran.



1 Tes 5:19-20.
La falta de conocimiento y de práctica no puede extinguir el don de Dios.
Rom 8:14: los hijos de Dios somos guiados por Su Espíritu no por los profetas ni las profecías; son un medio, no un fin.



Causas del rechazo al oficio profético.
Inmadurez: falta de sabiduría para dar o para recibir el mensaje (Sant 1:5).
Algunos mensajes proféticos son confrontativos y difíciles de recibir (Hch 7:51-52).
Profetas independientes, no sujetos (Efe 5:21, Ecle 15:8, 1 Cor 14:29, 32).
Autodenominados profetas: inmadurez, auto-exaltación.
Falsos profetas: motivaciones incorrectas (fines personales, Balaam, Ezeq 13:1-6).
Enseñan la verdad pero no la practican (Mat 23:1-4).



El origen de todos los problemas relacionados con la profecía.
El diablo:
• Padre de mentira, no hay verdad en El (Jn 8:44).
• Robar, matar, destruír el propósito de Dios (Jn 10:10a).
Falsifica lo auténtico de Dios para engañar, tal y como lo hace con:
• Adivinación, brujería, hechicería, espiritismo, etc., (falsifican los dones del Espíritu Santo).
• Idolatría, música, baile, fiestas, etc., (falsifican la alabanza y adoración para Dios).
• Pecados: lo bueno de Dios llevado más allá del límite.



La fuente de los problemas.
Tres fuentes de impresiones, sueños, palabras, etc.
• El Espíritu Santo, la única fuente verdadera (2 Ped 1:21).
• El espíritu humano (Ezeq 13:1-6), el corazón humano (Jer 17:9)
• Espíritus demoníacos (Mat 24:24).
Por eso la profecía debe ser juzgada (1 Cor 14:29), para protegernos (a los que profetizan y a los que escuchan la profecía).
Mezcla de fuentes: entresacar lo puro de lo vil (Jer 15:19)



Falsa autoridad espiritual.
El diablo maquina todo tipo de falsedades para engañar al pueblo de Dios.
• Falsa profecía: hablarle al pueblo de Dios para engañarlo.
• Sant 3:15: falsa sabiduría.
• Jn 16:8: condenación, culpa, remordimiento (falso arrepentimiento, Apo 12:10).
• Mat 24:24, 2 Cor 11:13-15, Sant 2:9, Apo 6:14: falsos cristos (salvadores, mesías).
• Falsos maestros, falsas doctrinas (Hch 20:29-31).
Falsos profetas:
• 1 Rey 22:21-22: espíritu de mentira.
• Hch 16:16: espíritu de adivinación.
• 1 Jn 2:27: falsa unción.
• Isa 44:25, Mat 7:21-23, 24:24, Jer 23:1-17: falso poder, adivinación, falsas señales.
• 2 Ped 2:1-3: negar las verdades fundamentales de la fe.
• 1 Rey 17: distraer la atención de las personas de Dios y atraerla hacia ellos.
• Deut 18:15-22: crean en las personas dependencia hacia ellos.
• Mat 7:15-28: manifiestan un supuesto poder, pero no frutos.
• Jud 4-19: falsas motivaciones, como la ira, el rechazo (Caín), la codicia y la inmoralidad (Balaam), la envidia del liderazgo y la rebelión (Coré).



Profetas verdaderos y engaños satánicos.
El diablo puede operar en la vida de un profeta verdadero a través de diferentes "puertas" (lugares de autoridad) para engañarlo: una revelación de Dios pero una falsa interpretación y aplicación.
Algunas de esas puertas engañosas:
• Ira, falta de perdón, amargura (Efe 4:26-27, 2 Cor 2:9-11).
• Lujuria, inmoralidad sexual, perversión (1 Cor 5:5).
• Odio y violencia (Luc 9:54-56, Jn 8:44).
• Envidia, celos y ambición personal (Sant 3:13-18, 1 Sam 18:8-11).
• Ocultismo (Lev 19:31, Deut 18:9-13, 16:16-18).
• Codicia e idolatría (1 Cor 10:6, 18-22, Col 3:5, Apo 9:20).
• Blasfemia (1 Tim 1:20).
• Contaminación personal (Jer 17:9).
• Sal 37:4, Rom 8:5, Mat 7:21-23: motivaciones y prioridades equivocadas en el ministerio
• Jn 5:37, 44: deseo de sobresalir.
• Mat 7:3-5, Sant 1:20: crítica y temor.
• Falta de intimidad con Dios.
• Presiones culturales.
• Gal 1:10: presión de las personas, agradar a las personas.



Profecía motivacional: profetizar de nuestro propio espíritu y/o deseo.
Deut 18:22, Jer 23:16, Jer 14:3, 16: ídolos en el corazón, motivaciones erradas.
• Ezeq 13:1-16: peligro de mezclar idolatría y egoísmo en el ministerio.
• Profecía motivacional: llevar a las personas a sus propios caminos, a la dependencia de personas y cosas diferentes a Dios.


Palabra de conocimiento por adivinación.

Num 22:18: no debemos intentar hacer lo que Dios no esté haciendo fabricando profecías.
Si Dios nos comisionó o no para una situación específica, tenemos que aceptar esa limitación.

Hch 16:16-18: diferencia entre el don del Espíritu Santo y el espíritu de adivinación.
Uno. El espíritu de adivinación opera para revelar cosas íntimas para desviar la atención del propósito de Dios y de la verdadera adoración.
Dos. Un espíritu de adivinación atrae la atención y la gloria para sí mismo.
Tres. Aparta las personas de la dependencia y confianza en las Escrituras con relación a la dirección y alimentación espiritual.
Cuatro. Trae confusión a un nivel de engaño cada vez más profundo de aquellos que lo usan y se someten a sus influencias.



Falsa profecía.
Iglesias turbadas: anatemas (consagrados a la maldición de Dios y a la destrucción) adentro (Josué 7:1-26).
Manifestaciones sobrenaturales: en toda manifestación sobrenatural debe ser probada la fuente de esa manifestación (el maestresala de las bodas de Cannán, Jn 2:7-10):
• El espíritu que está operando (1 Jn 4:1);
• Los dones de la persona, (Mat 7:15-20) y
• El mensaje que se está dando.
Falsa profecía: sube y serás prosperado (1 Rey 22:11-18). La prosperidad puede ser utilizada, y tal vez está siendo utilizada, para falsa enseñanza, profecía, etc. Cuando Jesús profetizó a las 7 iglesias (Apo 2 y 3) no todo fué positivo y agradable, hubo también reprensión y confrontación.



Falsos profetas (1 Jn 4:1-10):
No confiesan que Jesucristo es el Hijo de Dios y vino al mundo en cuerpo humano.
Hablan del mundo y el mundo los oye.
No nos oyen (a los de Dios).
No hay amor hacia los demás.
2 Tes 2:10-12: son engañados; pierden el amor por la verdad, seguido de placer en la iniquidad (Balaam, Iglesia de Tiatira, Apo 2:22-23).
Deut 13:3, Mat 22:29: no conocen a fondo las Escrituras y no conocen el verdadero poder de Dios (los manipulan, los imitan).
Profetizan por orgullo: el "yo" es mayor.


05 Ago 2009