Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

Egoísmo.



EGOÍSMO.



DEFINICIÓN.
Inmoderado y excesivo amor a sí mismo, que hace atender desmedidamente al propio interés, sin cuidarse del de los demás.
Exagerada exaltación de la propia personalidad, hasta considerarla como centro de la atención y actividad generales (egocentrismo).
Es resultado del endiosamiento (considerarse el centro de todas las cosas en lugar de Dios).


EXPRESIÓN GENERAL.
• Lo que me conviene y me gusta y me da placer, esta bien.
• Lo que no me conviene, no me gusta y no me da placer, esta mal.
• El bien y el mal lo determino yo de acuerdo a mis circunstancias.
• Lo que Dios tenga que decir al respecto no es importante.
• Si los demás sufren como consecuencia de mis decisiones y actos, no importa.
• Avaricia, codicia, lujuria.
• Etica situacional.


MANIFESTACIONES PRÁCTICAS.
• Rechazo y/o menosprecio.
• Orgullo, altanería, jactancia.
• Prepotencia, abuso, injusticia.
• Intolerancia, insensibilidad.
• Manipulación y control.
• Relaciones rotas, soledad.
• Prácticamente todo pecado.


SOLUCIÓN.
Mat 22:36-40.
• Amar a Dios por sobre todas las cosas y con todas nuestras fuerzas.
• Amar a los demás igualmente.
• No tener un más alto concepto de nosotros que el que debemos tener (Rom 12:3)  por la gracia de Dios somos lo que somos (1 Cor 15:10).
• Aplicar el mismo concepto hacia los demás  imagen y semejanza de Dios.
• Aceptación.
• Estimar a los demás como superiores a nosotros mismos (Fil 2:3).
• Ver por lo de los demás igual que por lo nuestro (Fil 2:4).
• Servirlos (Mar 10:42-45, Fil 2:5-7).
• Amarnos a nosotros mismos.


07 Dic 2009
Referencia: Egoísmo.