Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La visión para el 2010.



2010. EL AÑO DE VENCER GIGANTES PARA FRUCTIFICAR Y MULTIPLICARNOS.



Implicaciones generales del año.
Año 10 del milenio.
Vencer a los gigantes.
Fructificar.
Multiplicar.



Significado del número diez.

Marca el inicio de una nueva serie de números, después de completar un ciclo.
Es un tiempo de recoger las cosechas de lo que fué sembrado en el ciclo anterior.
Gen 24:10. El siervo (tipo del Espíritu Santo) de Abraham (tipo del Padre) que fué a buscar esposa (tipo de la iglesia) para Isaac (tipo de Cristo), llevaba diez camellos cargados de regalos escogidos de todas clases de Su Señor para la novia, la futura esposa de Isaac. Igualmente, este año viene cargado de regalos de cosecha de Dios para Su Iglesia.

Señala la perfección del orden divino, que tiene como contrapartida la responsabilidad por parte del ser humano.
Implica, por lo tanto, la responsabilidad del ser humano hacia Dios, responsabilidad que conlleva galardón.
En el primer capítulo de Génesis aparece diez veces la frase "y dijo Dios", lo que expresa la responsabilidad del ser humano frente a la Palabra de Dios.
Noé fue la décima generación desde la creación, completando la era antediluviana, siendo el último antes de que el juicio sobreviniera.
De Exo 9 en adelante, se pone de relieve la responsabilidad del faraón, al endurecer su corazón en diez ocasiones, lo que supuso idéntico número de castigos.
Los diez mandamientos ponen de relieve la responsabilidad del hombre y su caminar delante de Dios.
Es también, entonces, el año de asumir una completa responsabilidad para con Dios y Su Palabra que nos ha sido hablada.



Vencer a los gigantes.
Los seres humanos redimidos somos como semillas, que deben ser sembradas en la tierra (morir) para dar fruto.
El morir y el surgir de la nueva planta implica una batalla de dimensiones gigantescas, el vencimiento de los gigantes que pueden impedir que produzcan fruto.
Igualmente nosotros, para dar fruto (pasar de la inmadurez hacia la madurez) implica vencer a los gigantes que nos lo quieren impedir (gigantes que son vencibles).
Este es un año donde la gracia de Dios estará disponible de manera inusual para vencer finalmente a esos gigantes que nos han estado estorbando todos estos años para alcanzar la plenitud de vida y propósito de Dios para nosotros, si decidimos vencerlos definitivamente en nuestra vida.
Dios se está preparando para juzgar al mundo impío, pero antes de ello es preciso que el juicio inicie por la casa de Dios (1 Ped 4.17). Por nuestros frutos vamos a ser conocidos (Mat 7.16, Mat 7:20). Al que no da fruto, Dios lo cortará (disciplinará) y al que da fruto, lo podará para que de más fruto (Jn 15:1-2).



Fructificar.
El fruto del Espíritu (carácter): la estatura del varón perfecto (Gal 5.22-23).
El fruto del Servicio: la plenitud de Cristo (Mar 10:42-45); pasar de demandantes a dadores.
El fruto del Conocimiento: la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios (Ose 4:6).
El fruto del Propósito: la obra del ministerio (reconciliación) y la edificación del Cuerpo de Cristo (miembro activo, útil).



Multiplicar.
Reproducción, evangelizar y discipular a otros.
Lo que ha sido sembrado en nosotros, será reproducido en otros (lo que de gracia hemos recibido, de gracia lo daremos).



PALABRA PROFÉTICA DE CONFIRMACIÓN.
(Recibida el 26 de diciembre del 2009, vía Internet).

Este año 2010 es un grandioso año, con mucho mover evangelístico, mucha cosecha de almas, mucho mover angélico.
En los años anteriores el correr de sangre por violencia se ha estado incrementando año con año, alredor del mundo pero este año que viene, será cubierto de una sangre especial, la Sangre de Misericordia, Limpiadora, Sanadora, Purificadora, la Sangre del Cordero de Dikos que quita el pecado del mundo será aplicada por ángeles enviados en misiones específicas a regiones, a países, a familias, que han perdido el sentido de la vida alrededor del mundo, grandes y pequeños, de toda raza, lengua y nación. Ya están agrupados millones de ángeles con esa misión específica.

En cuanto al mundo, este año también habrá mucha violencia, se verá mucho abuso de autoridad y un mundo muy dañado por el pecado y el libertinaje, por la desesperación. Para darle una respuesta al mundo, Dios está preparando un pueblo para manifestar que El es la única alternativa, la única respuesta, la única salida a los problemas del mundo, por lo que el 2010 será también un año de mover profético y de limpieza ministerial porque es preciso que el juicio se inicie en la casa de Dios.

El 2009 fué un año, para muchos, de sembrar con lágrimas. Fueron doce meses quizá de mucha incertidumbre, de mucha escasés, de mucha violencia, pero hasta aquí te ayudó el Señor. Aunque fué un año de mucha prueba en muchas áreas, Dios jamás te abandonó. Lloraste, te dolió. Fue el dolor de parto de este año 2010 que será el año de tu retribución y jubileo. Te dice ahora tu Ayudador: "No temas, es el tiempo de recoger, es el tiempo de cosechar, lo que con lágrimas sembraste. Es tiempo de restitución, es el año de "reclamar" tus cosechas, oye bien, de "reclamar" al diablo la devolución de las cosechas que ha tenido retenidas, tratando de robártelas. Tienes doce grandes oportunidades de ver toda tu producción llegar, cada mes diferente cosecha.

Mi proyecto contigo va más allá de un llamado. Te he escogido para abrir una puerta ancha al Reino para muchos, muchos dentro de los escogidos. Te usaré para identificar dentro de la multitud de llamados a mis escogidos que establecerán mi Reino sobre la tierra.
No te preocupes de los fracasos de tu pasado. Yo me encargo de ellos. Yo sané, yo enmendé, yo limpié y te dí como un regalo a las nuevas generaciones. Este nuevo inicio será diferente. Yo me encargaré de tu carácter, y si no entiendes, te trataré fuertemente.
Te he asignado legiones de ángeles para que establezcas mi visión en tú área. Los recursos ya se soltaron. Es una provisión sin límite para que no te detengas. Viene de los cuatro puntos cardinales, en dólares, en euros, en yenes. Tómalos y materialízalos en fe.
Tu misión está en mis proyectos, en mis planes, todo lo tuyo está en mi agenda, todo. Envío ángeles para que cuiden tu salud porque te necesito muy fuerte y sano.
Te amo mi amado siervo. Renueva tus fuerzas, esfuérzate. Aunque todo inicia en un mes con mucha incertidumbre, también es un mes con muchas expectativas en tu corazón. No bajes la vista. Enfócate en mí.


31 Dic 2009