Estudio Bíblico

Inicio > Estudio
Ministerio Reyes y Sacerdotes - Guatemala

La esencia del discipulado.



ENSEÑANZAS DE DISCIPULADO.
MADUREZ.

ENSEÑANZA No. 1.
LA ESENCIA DEL DISCIPULADO.



Objetivos de la enseñanza.
Recordar y reforzar los conceptos fundamentales del discipulado.
Recordar y reforzar los tres objetivos fundamentales del discipulado.
Reconoce que el discipulado es un privilegio que Dios nos concede, no algo que merecemos.
Reconocer y asumir la responsabilidad y el compromiso que implica el ser discipulados.



¿Que es el discipulado?
Es un grupo de creyentes que tienen el privilegio de reunirse con los Pastores para establecer y desarrollar una relación más personal e íntima, donde los Pastores asumen la responsabilidad de una paternidad espiritual intensa con cada uno de los miembros del grupo de discipulado, para enseñarles, formarlos, equiparlos y activarlos para desarrollar el carácter y el estilo de vida bíblico, sus dones, llamado y carácter (Mar 3:13-15, Efe 4.11-16).
Los discípulos, a cambio, se comprometen a desarrollar esa relación tomando en serio y con compromiso este privilegio, asistir regularmente a las reuniones, cumplir con las tareas de aprendizaje y de servicio que les sean asignadas, servir en el Ministerio, y abrir sus corazones para ser enseñados, formados, equipados y activados. Y una vez avanzados en el proceso, dar de gracia lo que de gracia recibieron (Mat 10:8), discipulando a otros, enseñándoles aquello en lo que han sido enseñados, y formándolos, equipándolos y activándolos para que desarrollen el carácter y el estilo de vida bíblico, sus dones, llamado y carácter, cumpliendo de esa manera la Gran Comisión (Mat 28.18-20, 2 Tim 2:2).



Incorporación y permanencia en el grupo de discipulado.
El incorporarse al grupo de discipulado es una decisión voluntaria, pero una vez aceptada, se convierte en una responsabilidad.
La permanencia en el grupo es también una decisión voluntaria que corresponde tomar al discípulo, ya que será el resultado directo de la responsabilidad y el compromiso con que se asuma este llamado, pudiéndose terminar esta participación por dos razones:
• Que el discípulo ya no quiera continuar participando en el grupo (retiro voluntario directo, Jn 6:60-67, NVI).
• Que el discípulo no cumpla reiteradamente con lo compromisos asumidos (participación responsable y constante, asistencia, cumplimiento con las tareas de aprendizaje y de servicio, falta de corazón enseñable) y sea necesario retirarlo del grupo por esa situación (retiro voluntario indirecto porque él lo definió de acuerdo a su participación, aunque no lo ejecutó directamente, Hch 15:37-38, 1 Tim 3:10 –en este caso, la palabra división significa tomar partido contrario, ir en contra de donde van todos los demás, de lo que ha sido establecido--).



Para que es el discipulado (Mar 3:13-15).
• Para que estuvieran con él: tener una relación con los Pastores (o asistentes pastorales), respeto, intimidad, comunión, amistad, compañerismo, servicio, honra, cuidado, etc., como una relación padres e hijos (1 Tes 2:5-12), donde todos vamos aprendiendo o perfeccionando (discípulo y discipulador) un carácter y un estilo de vida bíblico y cristiano (Mat 6:33) caracterizado por el creciente Señorío de Cristo sobre nuestras vidas en todos los aspectos, áreas, actividades y relaciones.
• Para enviarlos a predicar: aprender, ser enseñados y perfeccionados y apoyar a los pastores en la obra del ministerio (Efe 4:11-16), desarrollando los dones, talentos, capacidades, habilidades, llamado y ministerio que Dios le ha dado a cada uno, y trabajando en equipo por una meta común: la gloria del Señor Jesucristo en todo (Col 3:22-24). Ello implica, entonces:
• Aprender y enseñar la Palabra (Mat 28.18-20).
• Aprender y enseñar a obedecer la Palabra (Mat 28.18-20).
• Ayudar a negarnos a sí mismos (Luc 9:23, Mat 16:24, Mar 8:34).
• Ayudarnos a poner a Dios en primer lugar realmente en nuestras vidas (Luc 14:26-27).
• Ayudarnos a renunciar a todo aquello que se oponga a que Dios tome el primer lugar en verdad en nuestras vidas (Luc 14:33).
• Que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios: recibir unción y autoridad (Isa 58:21, Luc 4.18-19, Luc 15:22-23) en la obra del ministerio a la que cada uno ha sido llamado.



Preguntas de autoevaluación.
Defina en sus propias palabras que es lo que entiende por un grupo de discipulado.
Defina en sus propias palabras cuáles son los objetivos bíblicos del discipulado.
¿De qué depende la permanencia de un discípulo en el grupo de discipulado?
¿Cuáles son los compromisos que debe asumir el discípulo para ser discipulado?
¿Está usted dispuesto a hacer su mejor esfuerzo para comprometerse en una relación de discipulado?
Defina en sus propias palabras sus objetivos personales para el discipulado.



18 Ene 2010